A 35 años del Plebiscito de 1980

Plebiscito de 1980

Plebiscito de 1980

Este 30 de noviembre es una fecha para recordar para todos los uruguayos: los 35 años del Plebiscito de 1980 que permitió abrir las puertas para el retorno de la democracia en nuestro país. El triunfo del No significó un golpe devastador para los integrantes de las Fuerzas Armadas que pretendían afianzarse en el gobierno.

 

 

Hace 35 años caminaba con mi padre por la calle Rivera a la altura del Club Malvín, recuerdo que no era un día de lluvia. Sin embargo me llamaba la atención que en varios autos los parabrisas se movieran. Me invadió una sensación de profunda extrañeza. Miraba hacia arriba por si caían gotas desde el cielo y yo era tan tonto de no darme cuenta. Pero no, la imagen que tengo como recuerdo se comprendió con el tiempo…

Cuando se resolvió presentar el proyecto de reforma de la Constitución, hubo una constante y sistemática propaganda en todos los medios de comunicación a favor del SI, y una imposibilidad casi total de realizar un debate abierto sobre el proyecto, dado que estaban suspendidas las libertades individuales, el derecho de reunión, y existían miles de presos políticos y exiliados. El debate que protagonizó Enrique Tarigo el 14 de noviembre transmitido por Canal 4 fue formidable, pero el único espacio masivo donde el NO pudo hallar la luz. El resto de la propaganda contó con un inmenso destajo popular: el mover los parabrisas era en realidad un mensaje a favor del NO.

¿En qué consistía el proyecto de reforma constitucional impulsado por los militares?

El principal objetivo era crear un gobierno tutelado por los mandos militares. En ese sentido se proponían elecciones donde solamente podían participar el Partido Colorado, el Partido Nacional y Unión Cívica, debiendo elegir un candidato único que los represente a los tres.

Pero obviamente la reforma no se quedaba allí: se establecía un Tribunal de Control Político nombrado por los mandos militares, que contaba con la potestad de destituir en cualquier momento al Presidente, a los ministros, a los legisladores, a los jueces, a los miembros de la Corte Electoral, a los Intendentes, a los miembros de las Juntas Departamentales y también a las autoridades internas de los partidos autorizados, de acuerdo “a su libre convicción”, como bien podría hacer un monarca del Absolutismo.

Estos no fueron los únicos puntos que planteaba la reforma. Pero sí evidencian lo que estaba en juego ese día: el sí a un gobierno de facto o el no.

La mayoría de los uruguayos votó por el NO

La mayoría de los uruguayos votó por el NO

La mayoría de los uruguayos votaron por el NO. Según las cifras difundidas el 57 % votó a favor del NO y el 43 % de los habilitados para votar lo hizo a favor del SI. Los números son elocuentes: 877 mil uruguayos dijeron NO y 640 mil dijeron SI.

Siempre nos centramos en lo importante que fue este triunfo del NO, pero tal vez en algún momento convenga reflexionar sobre el gran número de uruguayos que votaron a favor del SI. Más de medio millón estuvieron de acuerdo en ese momento de perpetuar un régimen de facto. Es cierto que triunfó la democracia ese 30 de noviembre de 1980, pero también es cierto que un sector importante de uruguayos estuvieron de acuerdo con las medidas impulsadas por los mandos militares.

Pero dejando de lado el pensamiento anterior, tenemos que destacar el cambio en el escenario político del Uruguay a partir del Plebiscito de 1980.

A los pocos días el exiliado Wilson Ferreira Aldunate decía: “El Uruguay, después de un período muy difícil, que puso en riesgo las bases mismas de la nacionalidad, porque atacó las bases espirituales del país – que en el Uruguay lo son todo (porque en el Uruguay no es si no eso), me he cansado reiterando que Uruguay es una comunicad espiritual o no es, – el régimen ha tratado de destruir lo que era la esencia misma de la convivencia oriental y no lo ha logrado. Gracias a Dios no lo ha logrado. Lo demostró el plebiscito del 30 de noviembre. Nosotros tenemos que preparar ahora la Patria del futuro, que no es la Patria del pasado, pero es la Patria del mañana, inspirada en lo que la Patria fue ayer”.

Y la patria se comenzó a construir desde aquel momento intentando seguir el principio de la democracia. Luego de complejas negociaciones llegaron las elecciones internas con algunos candidatos y partidos políticos no autorizados, como el Frente Amplio. Las negociaciones no desembocaron en una democracia total para los uruguayos, pero se abrió un camino hacia el fin de la Dictadura en nuestro país.

Aquel recuerdo de niño ameritaba hoy homenajear esa fecha decisiva en la historia reciente de nuestro país. El Plebiscito de 1980 cimentó los pilares de la recuperación democrática en nuestro Uruguay.

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
13

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons