Cómo aliviar el estrés naturalmente con los Biocircuitos de Eeman?

Cómo aliviar el estrés naturalmente con los Biocircuitos de Eeman?

Cómo aliviar el estrés naturalmente con los Biocircuitos de Eeman?

 

Alguna vez escuchaste hablar de los Biocircuitos de Eeman? Seguramente no! En esta entrevista te contamos qué son y cómo aliviar el estrés naturalmente al utilizarlos!

 

 

El estrés es considerado una epidemia en el siglo en que vivimos. El vértigo constante de nuestras sociedades nos llevan a una aceleración que en el mediano y largo plazo nos provoca síntomas variados, como irritabilidad, cansancio, insomnio, dolores musculares y articulares, deresión, sistema inmunológico descendido, mayor tendencia a enfermarse e incluso algunas investigaciones lo asocian con el despertar del cáncer. Muchos recurren a la medicina tradicional para intentar disminuir los síntomas. Pero otros toman un camino diferente, menos invasivo y menos tóxico. Aquí te contamos cómo aliviar el estrés naturalmente, utilizando placas de cobre de una manera sencilla.

Para ello entrevistamos a Rafael Suárez, un malvinense que los fabrica, más allá de que cualquiera de nosotros puede hacerlo en nuestras casas.

¿Desde cuándo existen los Biocircuitos?

Eeman comenzó a desarrollarlos desde la Primera Guerra Mundial, luego de sufrir un severo accidente aéreo (era piloto de Gran Bretaña) y tras padecer malaria. La medicina tradicional no logró brindarle respuestas a su situación angustiante de dolor y fiebres recurrentes, por lo tanto tomó la determinación de hallar una alternativa para sanar.

Podríamos decir que los Biocircuitos de Eeman nacieron hace 100 años aproximadamente y han sido utilizados por miles de personas para curar distintas dolencias.

Para el que no tiene idea sobre los Biocircuitos, ¿de qué están hechos?

Eeman entendía que existe una energía vital en todas las personas y que esa energía cuenta con polos en cada organismo. Por lo tanto comprendió que necesitaba un metal conductor para que esa energía se movilice. Por ello comenzó a fabricar sus Biocircuitos con cobre. De todas formas, investigaciones posteriores (década del 70) también demostraron la eficacia de la seda como conductor para esa energía, aunque con otra dinámica mucho más sutil.

¿Y cómo funcionan?

Los Biocircuitos están diseñados de tal forman que conectan nuestros polos. Son dos placas de cobre y dos agarraderas también de cobre. Una placa se coloca en la base de la columna y otra en la cabeza. La placa de cobre ubicada en la base de la columna se conecta con la agarradera de la mano derecha, mientras que la placa de cobre que se encuentra en la cabeza se conecta a la mano izquierda. Para Eeman de esa manera se crea un circuito electromagnético que se autoregula. Lo que fue comprobando con su experiencia es que al utilizar ese circuito sus dolencias comenzaron a desaparecer. Al ver que sus dolor desaparecía con el tiempo, procuró utilizar los Biocircuitos con otras personas, logrando exactamente lo mismo: el malestar se iba! Las personas sanaban de distintas enfermedades tras varias semanas de uso.

¿Qué tipos de enfermedades?

Fundamentalmente el insomnio, dolor articular y muscular, el cansancio físico y mental, resfríos, gripes, migrañas, problemas circulatorios, desórdenes emocionales, tristeza, depresión, angustia, y muchas más.

Mucha gente se pregunta cómo aliviar el estrés naturalmente, ¿los Biocircuitos son útiles?

Sí, muy útiles! De hecho también se los conoce como los Biocircuitos de Relajación. Sin dudas son una herramienta fantástica para conectarnos con nosotros mismos y relajarnos. Nos armonizan en un tiempo relativamente corto y transforman nuestro estado de ánimo negativo, en uno más sano y equilibrado.

Es verdad que muchas personas se preguntan cómo aliviar el estrés naturalmente. Uno no puede vivir todo el tiempo cuasi drogado con los medicamentos tradicionales. Hallar una alternativa válida y natural es un camino conveniente de recorrer.

¿A qué te refieres con un tiempo relativamente corto?

Cada organismo responde diferente al uso de los Biocircuitos. Algunos en el primer día ya sienten calor en las manos y en la espalda, y como un cosquilleo que recorre todo el cuerpo, ganas de estirarse y de descansar. Sin embargo la mayoría de las personas necesitan varias sesiones para comenzar a sentir los primeros movimientos de energía de los Biocircuitos. Lo ideal es utilizarlos un mes, media hora por día, para comenzar a percibir los primeros cambios favorables en nosotros.

¿Hace cuánto tiempo que los conoces?

No recuerdo exactamente. Pero hace como 20 años intenté hacer el primero con un gran amigo que ya no está, Juan José Xicarts. Hicimos uno de cobre y uno de bronce. La diferencia entre uno y otro era abismal. El de cobre era mucho mejor. El primer día que lo usé, la cabeza se fue al lado izquierdo como si un imán la llevara. Fue increíble.

¿Son fáciles de hacer?

Sí, cualquiera los puede hacer en su casa. Lo ideal es tener un minitorno y hay que conseguir las placas y el alambre de cobre. Para el que está acostumbrado al uso de herramientas es sencillo.

¿Pero también los fabricas para la venta?

Sí, nosotros los hacemos por encargue. Con mucho gusto.

¿El que quiera uno cómo tiene que hacer para obtenerlo?

Se comunica con nosotros a través de nuestro sitio web y enseguida nos ponemos en contacto.

¿También explican la mejor forma de utilizarlos?

Sí, por supuesto. Indicamos las pautas de cómo usarlo y cuál es la mejor forma de hacerlo. Realmente los Biocircuitos son una forma muy noble de poder sanar de muchas de nuestras enfermedades. Si se utilizan con constancia van a percibir cambios notorios y sus beneficios.

 

Muchas gracias Rafael por compartir con nosotros tu experiencia con los Biocircuitos de Cobre y otorgarnos un alternativa sobre cómo aiviar el estrés naturalmente!

A probarlos!!!

 

 

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
24

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons