Eduardo Galeano: el hombre hecho lenguaje

Eduardo Galeano: el hombre hecho lenguaje

Eduardo Galeano: el hombre hecho lenguaje (1940 – 2015)

 

El 14 de abril de 2015, en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo, se despide definitivamente el malvinense Eduardo Galeano. Su muerte por un lado representa un desgarro literario, pero también un instante de reflexión de su obra y de sus palabras. Un hombre de prosa, un poeta de resistencia, con una estética de izquierda y un lenguaje que brotó en las profundidades de las almas olvidadas.

 

 

“De nuestros miedos nacen nuestros corajes, y en nuestras dudas viven nuestras certezas. Los sueños anuncian otra realidad posible, y los delirios otra razón. En los extravíos nos esperan los hallazgos porque es preciso perderse para volver a encontrarse”.

Eduardo Galeano decía que escribía para los que no lo podían leer. Su base de lectores en América Latina fue la clase media progresista. Pero él insistía en que su prosa simbolizaba una espada para los más olvidados. Y de hecho así lo fue. Sus narraciones críticas del sistema capitalista y de las imposiciones imperiales de antaño y de ahora, tienen filo propio y rebelde. Galeano se rebeló ante un sistema plagado de injusticias y donde millones de personas no hallan con dignidad su propio lugar en el mundo.

Galeano: "Se condena el fracaso"

Galeano: “Se condena el fracaso”

 

Ese hombre lleno de lenguaje fácil y de símbolos literarios, recorría las calles del barrio a la altura de la Plaza del Leonismo, en la zona de Asamblea y Colombes. Algunos lo reconocían por sus dos perros enormes. Ciertos vecinos lo criticaban por su postura altanera. Pero muchos confunden altanería con seguridad. Y Galeano fue un hombre seguro de sus convicciones, cambiante cierto, pero con una visión contundente a lo largo de su vida.

Sus historias “fraguan” los corazones de sus lectores. Quizá alguno sea un lector cómodo, de resistencia imaginaria y no comprometida. Pero Galeano inspiró, sedujo con su lenguaje poético y desplegó puentes entre lo académico y lo vulgar para sintetizar memorias preciadas.

Dinamizó historias olvidadas y corrió del ostracismo a personajes que nunca hubieran existido sin él. En los hechos fue padre del lenguaje llano para historias gigantes, historias que despertaron asombro y belleza.

Eduardo Galeano: narrador de historias

Eduardo Galeano: narrador de historias

Galeano seguirá siendo un referente. De hecho el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se refirió a él como “el gigante del alma latinoamericana” y pidió que el primer mandatario de Estados Unidos, Barak Obama, lea su obra Las Venas Abiertas de América Latina. Fue un gigante sin dudas.  Esperemos que en su memoria no se ejerciten palabras rimbombantes pero vacías de compromiso.

Su pluma deleitó a miles y seguirá latiendo en cada uno de sus libros, en cada biblioteca, en cada texto escolar, en la voluntad de cada profesor de literatura o de idioma español, en los ojos de los refugiados del abandono y en el alma tibia de las memorias profundas. Su prosa reencarna en las grietas vivas de los corazones rebeldes, en cada instante de recuerdo, en cada cristal de fuego que susurra en el silencio.

Gracias por tanto!

El adiós de Eduardo Galeano

El adiós de Eduardo Galeano

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
17

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons