Eliminatorias Sudamericanas: La Paz fue celeste

El momento del himno en La Paz

El momento del himno en La Paz

Por las Eliminatorias Sudamericanas Uruguay derrotó en el debut a Bolivia 2 a 0 e hizo historia al hacerlo por primera vez. También fue la primera vez en el vuelo chárter celeste del camarógrafo de Tenfield Martín Garbarino @tinchogarba, quien nos relata y retrata con imágenes todo lo que vivió con el equipo del Maestro Tabárez.

Si bien ya he viajado para partidos amistosos de la selección, nunca lo había hecho en vuelo chárter junto a los jugadores. Éste era mi primer viaje por Eliminatorias Sudamericanas junto a mis compañeros de Tenfield y como siempre pasa, todo lo nuevo asombra.

Ya en la previa al abordar el avión comenzamos a escuchar y hablar de los efectos de la altura, de sus riesgos, sus incomodidades, etc. Algo para nada nuevo cada vez que a la celeste le toca jugar en Bolivia.

Es que es inevitable tocar el tema, ya que de las 9 veces que habíamos subido a la Paz nunca habíamos ganado, y ¿por qué ésta sería la excepción?

La Paz desde lo alto

La Paz desde lo alto

Ya atrás quedaba Montevideo y comenzaba a tomar mis primeras fotos e imágenes de las montañas que regalan los paisajes de Bolivia, y en mi mente nuevamente surgía, ¿por qué ésta vez debería ser diferente?… No conocía Bolivia, y cómo todo uruguayo pensaba para mí, capaz que es esta, puede ser la primera vez que la celeste logre algo histórico, pero no eran más que pensamientos de optimismo y tal vez de un dejo de esperanza, esa que caracteriza al uruguayo, y que cada vez que llegan las que duelen saca lo mejor de sí.

Y allí estábamos, ya nos encontrábamos en Santa Cruz de las Sierra, llegamos a los Tajibos, hotel de primer nivel. Parecía que fuera de otro sitio, no porque la ciudad fuera fea sino porque parecía más un hotel del Caribe. Palmeras, piscina gigante, frutas, sombrillas, reposeras, aves, todo inmaculado.

Primer entrenamiento celeste en Bolivia

Primer entrenamiento celeste en Bolivia

Y poco después al primer entrenamiento… Fuimos a cubrir junto a JC, Romano, Pastorino y el productor Andrés Larrosa ese primer movimiento, yo ya hacía las primeras imágenes para cubrir el informativo y los programas de VTV y a su vez cuando podía sacaba fotos o grababa con mi gopro esos recuerdos que luego se hacen imborrables.

Muchos curiosos, mucha prensa local fuera del rectángulo de cal, y adentro un tenis pie.

Es en estos momentos donde te das cuenta lo que significa la selección para este grupo, se ve en sus rostros la felicidad, la alegría y la solidaridad que sienten el uno por el otro y por el grupo todo. Dicen que una imagen vale más que mil palabras y eso se ve relejado en la foto que tomé al término de esa primer práctica. Todos recogieron algo, la heladerita, las pelotas, los conos, etc todos de pronto se volvieron utileros, ya no existían roles, todos eran uno, todos eran un equipo, todos tenían un mismo fin…

Hay equipo!!!

Hay equipo!!!

Los curiosos periodistas bolivianos buscaban opiniones de cada uno de sus colegas uruguayos que allí estaban, y una de esas opiniones fue la de JC. ¡Para qué!… A Juan, como siempre le decimos, parecía que había desayunado con vinagre, y fue tajante diciendo: “discúlpenme pero yo no tomo pastillas para ser simpático, y para mí, ésta es la peor selección de Bolivia de todos los tiempos…”. Palabras que tuvieron repercusión en todo Bolivia, diarios, programas y hasta el propio Baldivieso se hicieron eco e hicieron comentarios al respecto, por lo que el partido ya iba tomando color, temperatura y altura días antes…

Al día siguiente, ya con los de Europa incorporados, la práctica fue a puertas cerradas, y aún así como siempre pasa, en el hotel ya se hablaba del probable equipo etc, pero seguía en el aire el tema de la altura y los “remedios” para que afecte lo menos posible… Hay que tomar sorochipills, hay comer poco, comé cebolla cruda, tomá mucha agua, etc.

Tranquilidad y alegría en el equipo

Tranquilidad y alegría en el equipo

En tanto los jugadores, al menos hacia fuera parecía no preocuparles, se los veía bien, muy relajados, en sus tiempos libres los podía ver tomando mate, charlando, riendo, y yo con mi timidez a lo lejos los observaba guardando en mi retina esos momentos únicos y privilegiados que tengo gracias a mi profesión.

Esa timidez no me permitía si quiera acercarme a alguno de ellos para darles una camiseta celeste chiquita, de mi sobrino Valentino, para hacerla firmar…

No fue hasta que el “Gallego” (fotógrafo de Tenfieldigital) me vio con la camiseta en mano, me preguntó para qué era y llamó al “Cebolla” quién con total naturalidad la agarró y se la llevó con él.

Parece poca cosa, ya que uno puede decir: “si no les cuesta nada”, pero para mí fue mucho, la sencillez con la que se manejan, el tomarse un momento para alguien desconocido, habla mucho de ellos, y esa sencillez, humildad y compromiso luego se ve en la cancha.

Y bueno, llegó el día de ir a La Paz. Nuevamente en el vuelo chárter junto a la selección, los veía pasar y saludar uno a uno a todos los que allí estábamos.

Un vuelo corto de unos 50 minutos, a través de la ventana ya asombraba el paisaje, una ciudad en medio de las montañas, de sus laderas, en un valle, una imagen única.

No sabía qué iba a sentir o cómo me iba a sentir y estaba muy intrigado por saber que pasaría. Y lo primero que me asombró fue el aterrizaje, ya que pareció cómo si no hubiéramos descendido. El avión siguió prácticamente su trayecto, no sentí que bajara, solo desplegó las ruedas y comenzó a frenar. Frenada larga, muy larga, rara, es que es como la pelota, todo viaja más rápido.

Se abrieron las puertas y comenzó a sonar “Celeste regalame un sol”, era “Palito” que lo puso a todo lo que da y ahí nació la primera ovación!

El trayecto en bus desde los 4000 mts del aeropuerto hasta los 3600 del estadio Hernando Siles fue único, escoltados por la policía todos miraban y nos hacían gestos de 4, o de comida… no hay nada más lindo para un uruguayo que eso, no sabían lo que se venía.

El fantasma de la altura

El fantasma de la altura

Ya en el estadio, tuve que correr a buscar una batería para mi cámara, porque estábamos comenzando la previa, y cuando frené no podía creer lo exhausto que estaba. Lejos estoy de ser un deportista, a lo sumo corro al bus cuando lo pierdo, pero jamás había sentido esa sensación de falta de aire, y ahí aquellas esperanzas que tenía al principio comenzaban a desaparecer ya que pensé para mi: “es imposible correr 90 minutos así”. El “fantasma de la altura” se hacía presente.

Pero volví al vestuario donde con Miguel (Pastorino) hacíamos las salidas para la previa del partido, y nuevamente sentí ese sentimiento de que sí podía ser…

Es que al verlos salir a la cancha y verlos cantar el himno, ese “fantasma” se esfumó.

Luego lo que todos sabemos, todos corrieron cada pelota como la última, y así fue que en una de esas corridas el “Cebolla” se sintió y tuvo que salir. No sin antes, dejar en claro que con fuerza, ganas y mañas, ese partido tenía que ser nuestro.

"Cebolla" Rodríguez ganando segundos

«Cebolla» Rodríguez ganando segundos

Cada segundo de pelota quieta era fundamental para recuperar un poquito de oxígeno y así fue que una vez en la camilla, agarró el volante de quién conducía el carrito para salir por el lugar más alejado de la cancha.

Las mañas celestes!

Las mañas celestes!

Después los goles, la roja y todo el estadio mudo, a no ser por el banco celeste que palpitaba y alentaba como loco.

Jamás voy a olvidar ese túnel, esos gritos charrúas, esos abrazos de cada uno de los integrantes y luego Godín, el capitán, bajó por las escaleras y desde lo más profundo de su garganta gritó: “VAMO ARRIBA CARAJO EH! URUGUAY NOMA ”!!!

Y así por primera vez, La Paz fue CELESTE…

Martín Garbarino – Camarógrafo Tenfield @tinchogarba

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons