Historia del voto femenino en Uruguay: 90 años!!!

Historia del voto femenino en Uruguay: 90 años del primer sufragio!

Historia del voto femenino en Uruguay: 90 años del primer sufragio!

 

La historia del voto femenino en Uruguay ya cuenta con 90 años del primer sufragio en Cerro Chato. Sin embargo, para poder votar en las elecciones nacionales habría que esperar varios años más.

 

 

Sin dudas que un gran defensor de los derechos de las mujeres fue el presidente José Batlle y Ordóñez. Desde la famosa Ley de la Silla, pasando por la creación de liceos públicos con presencia femenina hasta la posibilidad de que la mujer pueda divorciarse por su propia voluntad, el presidente de más peso en la primera mitad del siglo XX, comenzó a transitar un camino que desafió los cánones machistas de la sociedad uruguaya de aquella época. En la historia del voto femenino en Uruguay, Batlle y Ordóñez tiene su fuerte presencia. De hecho, dos años antes de su muerte el primer voto de una mujer en nuestro país y en América Latina se llevó a cabo en Cerro Chato, en un plebiscito local.

Batlle y Ordóñez fue el gran impulsor de la Constitución de 1917, donde se estableció que las mujeres tenían el derecho de votar. En 1932 el Parlamento Nacional aprobó la ley que permitía a las mujeres elegir a sus representantes y además ser electas. Sin embargo, fue en 1938 cuando las mujeres pudieron ejercer su derecho al voto en las elecciones nacionales.

El voto femenino se realizó por primera vez en la historia en Nueva Zelanda, hacia el año 1884. Sin embargo la extensión del voto a otros países demoró varios años y en América Latina más de tres décadas. A partir del ingreso al mercado laboral de la mujer debido a la Primera Guerra Mundial, lo que profundizó las luchas feministas para alcanzar el sufragio universal, el voto femenino se aprobó en Gran Bretaña en 1918 y en Estados Unidos en 1920, entre otros países.

Uruguay fue el sexto país en el mundo y el primero en América Latina en garantizar el derecho al voto de la mujer en forma plena. Hay que tener en cuenta que en el plano internacional, el derecho de la mujer al dufragio fue reconocido recién en 1948 a través de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su artículo 21 manifiesta que “toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país”.

La historia del voto femenino en Uruguay marca que el 3 de julio de 1927 en la localidad de Cerro Chato se produjo el primer sufragio de una mujer en toda América Latina. De todas maneras, faltarían varios años más antes de que las mujeres pudieran participar en una elección nacional, lo cual sucedió el 27 de marzo de 1938.

Pero la historia del voto femenino en Uruguay cuenta con otra singularidad. La primera mujer en votar no nació en Uruguay. Fue Rita Ribeira, una inmigrante brasileña que en ese entonces contaba con 90 años.

La votación se debió a un plebiscito local, llevado adelante en Cerro Chato con el propósito de decidir la integración de la localidad en uno de los tres departamentos que se la disputaban: Florida, Durazno, y Treinta y Tres. 

En este plebiscito también tuvo una destacada presencia la militante política Bernardina Muñoz, quien se expresó en nombre de la comisión de vecinos de Treinta y Tres. Por otra parte, muchas ciudadanas de Durazno desarrollaron una intensa campaña a favor de la unificación de todo el territorio, liderada por Modesta Fuentes de Soubiron, quien había defendido el derecho al voto femenino cuando el diario “El País” redactó un artículo donde dudaba de la capacidad de las mujeres para votar.

Según señalan estudiosos del tema, resultó complejo definir cuál fue el primer lugar de votación de una mujer. Una de las mujeres que sufragó, María Isabel Fernández, tenía una hija llamada Evarista Palacios (quien falleció en 2012 con 103 años de edad), y que en ese momento tenía 17 años y había acompañado a su madre aquel 3 de julio de 1927 a la mesa de votación. Su testimonio resultó clave para que la Junta Departamental de Durazno decretara como patrimonio departamental, el edificio donde se votó en el plebiscito.

Es una vieja casona, que se encuentra en la esquina de las calles Julio Alberto Goday y Soubiron Calo. La casona fue construida entre 1924 y 1926 por Luis Souberón, un destacado comerciante de la localidad, quien además presidió la comisión “pro anexión” de Cerro Chato a Durazno en el plebiscito de 1927.

Sin dudas que la historia del voto femenino en Uruguay tuvo sus complejidades, basadas fundamentalmente en una concepción machista de aquella época donde costó mitigar que la mujer tenía y merecía los mismos derechos que los hombres, más allá de “servir para cocinar y bordar”, como expresaba parte de la Iglesia Católica y algunas publicaciones del Dario El País.

Hoy, a 90 años del primer voto femenino en nuestro país, es momento de recordar que los derechos que gozamos no siempre existieron y depende de cada uno de nosotros continuar ejercerlos para mantenerlos.

¿Alguien sabrá en qué lugar de Malvín se produjo el primer voto de una mujer en el barrio?

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
14

Seguramente te interese...

1 Response

  1. Juan Pérez dice:

    Corregir error: Nueva Zelandia 1884.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons