Luca Raimondo: entrevista al realizador de “Vieja Barriada”

Luca Raimondo: realizador del documental "Vieja Barriada"

Luca Raimondo: realizador del documental “Vieja Barriada”

El malvinense Luca Raimondo es el realizador del documental “Vieja Barriada”, film que le puso voz al barrio y cuyo estreno se realizó el pasado 8 de febrero. Aprovechamos la oportunidad para entrevistarlo.

 

 

El pasado 8 de febrero los malvinenses tuvimos la posibilidad de disfrutar el estreno de “Vieja Barriada. Un documental por Malvín“. Su realizador fue Luca Raimondo, ¡y qué mejor oportunidad para realizarle una entrevista!

¿Cuáles son los primeros recuerdos que te vienen del barrio?

Es difícil ser específico. Sobre la niñez más temprana los recuerdos se emborronan y se funden con historias y sensaciones. Seguro que mi primer recuerdo del barrio es mi primer recuerdo en general.
Creo que es un cumpleaños mío en el fondo de casa, cumpliría tres o cuatro. Fue Mickey y me levantó de forma terriblemente aterradora en sus brazos.

Una pregunta que realizamos a todos los entrevistados (y que inauguramos en una entrevista a Martina Graf): ¿cuáles son los cinco lugares más significativos de Malvín para vos?

En Aconcagua y Estrázulas está el árbol de nísperos más dulce y abundante que conocí en mi vida. Lástima que ahora está podado y con cerca eléctrica.

Pilcomayo y Michigan fue la esquina donde se separaba la barra a la vuelta del liceo durante muchísimos años. Postergando la despedida, mil charlas.

Espectacular toma de la Playa Brava, edificio de Estrázulas y la Rambla

Espectacular toma de la Playa Brava, edificio de Estrázulas y la Rambla

La playa de la Pantalla, invierno y verano. El viento del mar soluciona cualquier problema.

El Molino de Pérez es obvio. Lugar privilegiado para filosofar, como dice mi amigo Justo.

Por último mi esquina. Michigan y Orinoco. El corazón, el seno de la vibración malvinense.

¿Desde cuándo te volcaste a la realización audiovisual?

Comencé mis estudios de saxofón a los diez años y fue la música la que me provocó el primer acercamiento a la realización audiovisual. Empecé haciendo videoclips para amigos, registros de conciertos y vídeos para mi música.

El año pasado fue muy productivo para mi. Conocí muchísima gente muy capaz y con mucho compromiso. Realicé varios trabajos, algunos por encargo y otros que ganaron algunos concursos y generé la experiencia que me permitió presentar mi primer largometraje el pasado ocho de febrero.

¿Qué fue lo que te llevó a hacer un documental de Malvín? ¿Qué significa “Por Malvín”?

Desde que nací escucho las historias, las voces del barrio. Cuando recorro Malvín, si me permito el silencio, veo cómo las historias reviven en los mismos lugares.

El barrio es otro a partir del momento que conoces su historia, su patrimonio cultural, su bagaje simbólico. No quería reservarme ese derecho.

El documental fue un intento de compartir las voces del barrio.
“Un documental por Malvín” es una frase polisemántica, significa varias cosas. Por un lado se refiere a que está hecho para los vecinos, por otro lado también fue realizado y financiado por malvinenses y por último está filmado casi completamente en Malvín.

¿Cuándo surgió la idea y cómo pensaron llevarla a cabo?

La idea surgió por noviembre. El primer obstáculo fue el financiamiento. Una noche sin poder dormirme, en período de parciales y con el cielo ya aclarando desperté a mi novia para decirle que iba a hacer la película a cualquier costo.

El equipo en la Isla de las Gaviotas

El equipo en la Isla de las Gaviotas, Luca Raimondo en el medio

Por suerte a partir de ese punto todo lo que pasó fue increíble. Me encontré con Alberto Leira y Nelson “el Turco” Cesín que me dieron cuerda y la cosa empezó a ponerse seria. A los pocos días en la facultad me encontré con mi amigo Teo “el Pelo” Arsuaga y le conté la idea. Ese tipo es una de las personas sin las cuales el documental no existiría, él y Agustín Mandia. El grado de compromiso y dedicación de esos tipos es realmente admirable.

¿Todos los que participaron del proyecto son malvinenses? ¿Quiénes son? ¿Qué tarea cumplieron?

Como te comenté, la cosa se puso seria cuando “el Turco” Cesín y Alberto Leira me transmitieron su apoyo. Eso pasó a media cuadra de casa, por Michigan, en unos encuentros musicales que tenemos en el fondo de lo del Turco.

Después fue el financiamiento. Todas las instituciones y negocios de Malvín adhirieron al proyecto en un acto de amor total al barrio. Algunos no me conocían y a ninguno le constaba mi competencia como director ni la viabilidad del proyecto. Se arriesgaron, confiaron en nosotros y confiaron en el barrio.

Los que apoyaron documental sobre Malvín

Los que apoyaron documental sobre Malvín

Lo siguiente fue el rodaje. Dos semanas de trabajo intenso, jornadas de hasta catorce horas donde conocimos gente increíble con una sensibilidad fuera de serie.

Y por último la presentación, donde tuvimos el placer de ver a los vecinos adueñándose del barrio.

¿Cuáles fueron los criterios para llevar a cabo las entrevistas para el documental y las locaciones?

El guión del documental estaba marcado desde antes de las entrevistas. Junto con Alberto y el Turco definimos algunos ejes temáticos que nos parecieron interesantes. Después Esteban “el Nani” Perroni (N.R: sociólogo, responsable de Radio 60 Malvín y editor del libro del barrio) me ayudó a ordenar un poco los criterios de selección y sobre todo a darle un sentido cronológico.

Las locaciones de las entrevistas son en general las casas o lugares de trabajo de los entrevistados. De esa manera tratamos de representar brevemente el interior de cada uno desde el entorno en el que se desarrolla.

¿Hubo algo que te sorprendió durante el proceso de trabajo?

Hay un conejo naufragado en la Isla de las Gaviotas. Quiero aprovechar la oportunidad para hacerlo público por si en la película no quedó muy claro.

¿Qué dirá el conejo de la Isla de las Gaviotas?

¿Qué dirá el conejo de la Isla de las Gaviotas?

Según el hombre del Club Acal que nos llevó hasta la Isla, alguien lo llevó hace un tiempo como broma.

Tuve la chance de acercarme y lo noté un tanto desorbitado, no me sorprende que haya perdido la cordura.

Después de tanto tiempo, seguramente viva con la convicción de que es una gaviota más.

¿Cuáles fueron los obstáculos que se presentaron durante la realización?

Una vez finalizado el rodaje me puse en campaña con la presentación. La película no estaba hecha, ni siquiera había empezado a ver lo que habíamos filmado, pero con la certeza de que son cosas que llevan tiempo, eché a andar la cosa.

Rodaje de "Vieja Barriada"

Rodaje de “Vieja Barriada”, Luca Raimondo a la derecha

En este punto vale aclarar que yo me voy de viaje ahora, el seis de marzo, por tiempo indefinido a Europa con mi novia, entonces los plazos estaban muy justos. Necesitaba tiempo para el montaje y para que los músicos compongan las canciones, pero tenía que ser antes del viaje.

Mi cronograma decía que la etapa de montaje terminaba por el veinte de febrero, por eso planee la presentación para esas fechas, pero hablando con la gente del municipio me enteré que la pantalla tenía disponibilidad para el dos y ocho de febrero y la siguiente fecha era el veintipico de marzo, que me agarraba fuera del país.

Llegué a estar unos días pensando en no presentar la película. Finalmente decidí arriesgarme y reservar la pantalla, contando con que las largas jornadas de edición durante enero me permitirían llegar con el material pronto.

Afortunadamente todo salió bien. Los músicos llegaron a tiempo con la música y yo llegué a tiempo con el montaje.

¿Y la mayor alegría?

Me cuesta muchísimo limitarme a un momento. Es una lista muy grande de personas, lugares y momentos que nos llenaron de vida. Sobre todo el rodaje, conocí gente de la que no me voy a olvidar nunca.

Dardo Ríos, uno de los entrevistados. Referente del barrio y fundamentalmente del Club Malvín

Dardo Ríos, uno de los entrevistados. Referente del barrio y fundamentalmente del Club Malvín

La película se estrenó el 8 de febrero, ¿qué dijo la gente?

Creo que gustó mucho. Durante la proyección me sorprendió el nivel de atención, las risas y los aplausos a lo largo de la hora de película.
Tengo entendido que en estos días todavía se está hablando bastante, pero esa es información de mis viejos, por lo tanto carece por completo de cualquier tipo de objetividad.

¿Cuándo se podrá ver nuevamente?

En el momento que terminó la película se acercó Inés Lasida, gestora cultural del municipio que nos ayudó mucho en todo el desarrollo, para proponerme una nueva función al aire libre, así que está eso pendiente.

También existe la posibilidad de que se transmita por televisión.
De cualquier manera al que le interese tener una copia personal, muy pronto la película estará a la venta en la papelería Toys, ahí en Orinoco, entre Michigan y Amazonas.

Después de “Vieja Barriada”, ¿pensás hacer otro trabajo sobre el barrio?

No me creerías la cantidad de material que quedó fuera de la película. Hay varios ejes temáticos que no pudieron entrar, entre ellos el Molino de Pérez, el Club el Relámpago, el Playa Honda, el Uruguay Canoas Club, el Rodelu y uno que me interesa particularmente que es la dictadura en Malvín.

Ya veremos qué pasa con todo eso, pero por ahora lo voy a cajonear.

 

 

Muchas gracias Luca Raimondo por tu amabilidad y muchas gracias también por ese monumental trabajo sobre nosotros mismos!!!

 

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
38

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons