Magdalena Prado: un premio Iris en el corazón del barrio

Magdalena Prado y el premio Iris de Viva la Tarde

Magdalena Prado y el premio Iris de Viva la Tarde

La malvinense Magdalena Prado nos llenó de luces de orgullo en la noche de los Premios Iris 2016. El programa radial del cual es parte, Viva la Tarde de Radio Sarandí, obtuvo el premio Iris en la categoría Interés General en Radio. ¿Qué mejor momento para entrevistarla?

Magdalena Prado es parte del alma de Malvín desde sus primeros pasos. Aún su nombre no desborda las imágenes de los grandes medios de comunicación como el ganador del Iris de Oro Alberto Sonsol o la de otra malvinense Karina Vignola (próxima entrevista del portal) que obtuvo el Iris a la elegancia. Pero Magui, como la conocen en la diaria sus amigos y familia, es una periodista que se abre paso a talento, compromiso, profesionalismo y muchísima pasión.

Para aquellos que tenemos el privilegio de conocerla, es una verdadera alegría esta distinción, siendo conscientes del esfuerzo y empeño que pone a su tarea, pero fundamentalmente, por la calidad humana de una mujer que late desde niña en el corazón de nuestro barrio.

El programa Viva la Tarde de Radio Sarandí se transmite de lunes a viernes de 13 a 15:30 horas. Los responsables de la conducción son Kairo Herrera y Verónica Chevalier. Magui Prado es responsable de la producción y obviamente tiene participación especial en diversos temas abordados por el programa ganador del Premio Iris en su categoría.

Magdalena Prado con el conductor Kairo Herrera

Magdalena Prado con el conductor Kairo Herrera

En primer lugar te queremos felicitar por el premio Iris que recibió el programa Viva la Tarde del cual formás parte. ¿Qué significó para vos esta distinción?

¡Muchas gracias! Esta entrevista también es un premio lindo. Los reconocimientos siempre son un mimo cuando uno trabaja mucho y con pasión.

Este Iris le pone un moño al laburo constante y de equipo. Mi mayor reconocimiento es poder hacer lo que me gusta con tanta libertad, en la radio líder del dial, conocer historias y contarlas, laburar con un grupo de personas increíbles. Si además de todo eso se nos premia: ¡Bienvenido!

Este reconocimiento significa que vamos por el camino correcto y que hay que seguir mejorando.

La radio, como medio de comunicación, es increíble, pero a veces un poco ingrata. Es un trabajo de hormiga, silencioso. Un premio como este ayuda un montón para que más gente sepa de nuestro laburo.

Kairo Herrera, Magdalena Prado y Verónica Chevalier

Kairo Herrera, Magdalena Prado y Verónica Chevalier

¿Se imaginaban que podrían llegar a obtener este premio?

Cuando estás nominado las posibilidad siempre está, pero la verdad es que el galardón podría haber sido para cualquiera de los ternados. Obviamente, los días previos, uno imagina y maneja –con mucho nervio- todas las chances pero con la ilusión de llevárselo.

¿Cómo es la ceremonia de los premios Iris por dentro?

La gala de los premios Iris es un momento de encuentro entre colegas y gente del medio que organiza el diario El País. Más allá de la entrega de las estatuillas, está bueno para compartir un rato al menos una vez al año.

Es tal cual se puede ver por televisión. Primero está la parte de la alfombra roja y la recepción, después es la premiación, que se divide en varios bloques (los que corresponden a la trasmisión televisiva), acompañada de una cena.

Este año -y la edición anterior también- los conductores fueron solo hombres y las mujeres las encargadas de entregar las estatuillas. Choca un poco, habiendo tantas comunicadoras capaces de llevar adelante la ceremonia. A muchas féminas les molestó y lo hicieron sentir en la gala.

Creo que hubo algunas ausencias este año como la categoría de Mejor Informativo en Radio. Además, considero que deberían premiarse los contenidos audiovisuales de los portales digitales que son muy buenos e incluir algunos programas de la radio y televisión pública que son de excelente calidad pero un tanto apartados.

Magdalena Prado en el estudio

Magdalena Prado en el estudio

¿Cuáles son los atributos del programa como para recibir este lindo reconocimiento?

Creo que la mayor fortaleza de Viva la Tarde es que se lleva adelante con mucha pasión y todos los que somos parte sentimos la verdadera responsabilidad de hacer bien nuestro trabajo.

Siempre digo que Viva es un híbrido y como tal es muy difícil de definir. Durante las dos horas y media que dura pasamos de un tema al otro. En nuestro estudio se han sentado los políticos, músicos y académicos más reconocidos de nuestro país y la región, así como también personajes sin rótulo, desconocidos que tienen siempre un lugar para contar sus historias.

Nuestro mayor atributo es trabajar para lograr la comunión entre la información, la comunicación cercana con el oyente, el entretenimiento, la búsqueda del debate y la sensibilidad. A través de la información buscamos que la gente tome conciencia de su rol social para pensarse en el mundo. De esta forma aprendemos nosotros con ellos.

Cuando se comunicó el premio, ¿cuáles fueron las primeras imágenes que se vinieron a tu cabeza?

Los días de laburo intenso que nos permitieron ganar. Pensé en mi padre, que era periodista y falleció hace cuatro años. Él fue mi maestro, quien me heredó el amor a la profesión. Lo sentí cerquita.

¿Cuál es tu rol dentro del programa?

Soy la productora periodística. Me encargo de todo el contenido; pensar los temas que queremos abordar y cómo, llegar a los entrevistados, pensar en qué historias contar y cuáles no, atender las inquietudes de los oyentes. Pensar en el producto de una manera global. Además, me encargo de la co-conducción en el tramo final del programa.

kai magui

Hace poco que estás trabajando en los medios. Contamos cómo fue tu inserción en la comunicación.

Mi primer trabajo fue en el Semanario Crónicas, allí escribía la sección de política y sociedad. En este medio hice mis primer armas, aprendí a pararme frente a entrevistados “potentes”. Luego entré a Radio Sarandí (y trabajaba en los dos lugares). Tiempo después dejé Crónicas para ser redactora en Montevideo Portal, que fue una experiencia increíble. Estuve un año (hasta marzo de 2016) y aprendí la verdadera importancia de la notica y del rol del periodista para mantener viva la democracia.

Por un tema de tiempos ahora dedico toda mi energía a Sarandí y hago la producción del ciclo especial “Experiencia” que se emitirá por Sport 890 antes de la Copa América 2016.

Más arriba mencionaste la situación de la mujer en la conducción de los Premios Iris ¿Cómo ves la participación de la mujer en los medios de comunicación?

¡Qué tema! Hay mujeres en los medios pero la mayoría en roles secundarios. Casi no hay mujeres a cargo de equipos periodísticos en televisión. El mundo de la prensa (periodismo escrito) es un poco más democrático, pero solo un  poco.

Aún está esa idea de que la mujer es más “débil”. Esa condición de “sensible” hace que, en esta profesión que requiere de firmeza, no abunden las damas en lugares decisivos.

El periodismo trata directo con los tomadores de decisiones; políticos, empresarios… todos ámbitos de hombres. Punto en contra para la mujer. Es difícil dejar de ser el sexo contrario para que nos vean como profesionales, iguales a los hombres. Es complicado lidiar con eso.

Ojalá estemos transitando el camino para cambiarlo.

En la plaza frente al Club Malvín en medio de los festejos

En la plaza frente al Club Malvín en medio de los festejos

Cambiando el eje de la entrevista. Eres una persona de corazón malvinense. ¿Qué recuerdos tenés de tus primeros años en el barrio?

Nací en Malvín. Este es mi lugar en el mundo. Acá me crié, conocí a mis amigas del alma, viví los primeros amores, sentí la pasión por una camiseta y, por sobre todas las cosas, tengo un sentido de pertenencia.

Mis primeros recuerdos y más importantes recuerdos son en la cooperativa donde vivo; tardes y noches enteras de juegos en las largas y anchas veredas que tiene nuestro barrio, las caminatas por el Molino de Pérez para llega a la playa y los domingos de partido en la cancha de baby fútbol del Playa Honda.

Con sus amigas siguiendo al azul de la playa

Con sus amigas siguiendo al azul de la playa

¿Cuál es el recuerdo más lindo que te ha dejado el barrio Malvín?

Mi recuerdo más preciado es la libertad que me ha dado Malvín. Andar en bici de arriba para abajo, tardes enteras en el Molino de Pérez, hacer plaza, Compinches de Verano del Club Malvín, las idas a la cancha, los festejo de campeonato hasta la madrugada. Bajar a la playa y estar en confianza, continuar los comentarios del partido de la noche anterior

Es difícil de explicar cuánto uno puede llegar a querer al lugar que lo vio crecer y que tanto le debe.

Una pregunta que hemos realizado a todos los entrevistados. Si tuvieras que hacer un ranking de los 5 mejores lugares del barrio, ¿cuáles serían?

El primero, sin dudarlo, es la Rambla; todos sus tramos, desde todos sus ángulos, en especial dentro del mar de la Playa Honda. El Molino de Pérez, los atardeceres arriba de la cantera no tienen comparación.

El Club Malvín; el Juan Francisco Canil, claro, y la cancha abierta, tantas noches de tablado que guardan historia. A quienes supimos nadar cocodrilo  en la piscina abierta y hacer barra en la cantina del Ñato no puede no sorprendernos en la institución que se convirtió nuestro club.

La escuela Experimental cuando termina el turno de los de “la mañana” y entran “los de la tarde”. Las paradas y calles del barrio se llenan de túnicas y moñas y los domingos frente al Decano, en Orinoco y Michigan, cuando La Gozadera calienta para salir.

 

¿Cuál es la calle de Malvín más bonita o la que más te ha llamado la atención?

Adoro recorrer Pilcomayo. A veces, cuando vuelvo de la radio con mucha cosa en la cabeza para procesar me bajo antes y la recorro de camino a casa.

Con sus hermanas

Con sus hermanas

Otra pregunta que hemos reiterado en las entrevista, ¿existe un tipo de mujer malvinense? Es decir, ¿se puede identificar de alguna manera a las mujeres del barrio?

¡Claro! Si hay algo que distingue a la hinchada playera es la cantidad de seguidoras femeninas. Creo que somos muy fieles y pasionales.

 

¿Cómo es un día de trabajo de Magdalena Prado?

La verdad es que esta profesión tiene la característica que el trabajo es todo el día. Me levanto de mañana y reviso los portales de noticias y las redes sociales para estar al tanto. Recorro mentalmente qué es lo que hay para el programa y si falta cerrar alguna nota lo hago en la mañana.

Llego sobre las 11 a la radio y allí cierro los últimos aprontes para el programa del día. Son instancias donde compartimos con el equipo qué es lo que vamos a encarar en la jornada. Mientras estamos al aire adelanto contenido para el resto de los días y estoy al tanto de los movimientos de la agenda noticiosa.

Compartiendo la pasión con su hermano Matías: el básquetbol playero

Compartiendo la pasión con su hermano Matías: el básquetbol playero

¿Y cómo es un día libre?

Soy muy familiera y de mis amigas. En el fin de semana intento de hacer todo lo que no puedo en la rutina. Además, aprovecho para practicar  guitarra y cantar, otra de mis pasiones.

Al ser una mujer joven, ¿qué ilusiones son las que marcan tu horizonte?

A veces me detengo, miro para atrás y me parece increíble estar donde estoy con 22 años. He tenido mucha suerte.

Mi mayor ilusión es no perder el amor y la pasión que siento por mi profesión; solo de esa forma se puede crecer en un ámbito que requiere de mucha responsabilidad social. Los periodistas tenemos que ser conscientes del rol que  tenemos y actuar a la altura de las circunstancias.

Espero verme dentro de unos años con mayor solidez y sentir que he aprendido y dado todo lo que he podido.

 

Muchas gracias Magdalena Prado por dejar todo en esta entrevista y te deseamos lo mejor desde Ciudad Malvín en tu camino a recorrer en una profesión bella pero llena de responsabilidad.

Hasta la próxima!

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
209

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons