“Pitufos Comunistas”: ¿por qué es excelente el ejemplo del libro?

Los "Pitufos Comunistas" y un ejemplo que es válido

Los “Pitufos Comunistas” y un ejemplo que es válido

 

La polémica sobre el ejemplo de los “Pitufos Comunistas” en un libro destinado al programa de Historia de sexto de escuela llegó hasta la BBC. Pero lo que pretendemos exponer aquí es que el ejemplo utilizado es válido, está bien y es excelente desde el punto de vista creativo.

 

 

Los “Pitufos comunistas” que desataron una polémica sobre la libertad de enseñanza en Uruguay, tituló la BBC Mundo, Cono Sur en la jornada de ayer. Es que el debate histriónico (no histórico) que se planteó en nuestro país ha perdido el foco pedagógico y sin dudas se ha centrado en lo político.

Es un error grave desde lo conceptual y por eso queremos opinar sobre el tema. 

Sin dudas que los 12 mil visitantes por mes que cuenta Ciudad Malvín tendrán opiniones diversas sobre lo acontecido, pero nosotros pretendemos fundamentar la nuestra.

¿Cómo surgió la polémica de los “Pitufos Comunistas”?

El diputado del Partido Nacional, Pablo Iturralde, compartió una imagen en su cuenta de Twitter sobre el ejemplo utilizado en el libro Uy-Siglo XX de la docente Silvana Pera, quien intentó clarificar el concepto de Comunismo utilizando a los Pitufos.

A partir de allí llovieron las críticas desde los partidos tradicionales, las burlas del Partido Comunista del Uruguay y el desacierto de algunas autoridades de la educación.

Por ejemplo José Amorín cuestiona desde su cuenta de Twitter: “¿No hay hambre en Corea del Norte? ¿Ni indigencia en Cuba? Los ‘Varela de este quinquenio’ se cantan en la laicidad. Pequeña tienen la moral.”

Mientras tanto, el diputado comunista, Gerardo Núñez, mostró su disconformidad afirmando que Iturralde llevó adelante “una de las operaciones de inteligencia más grandes” de Uruguay y desbarató “la red de infiltrados infantiles” del PCU, que buscaba “adoctrinar” a los niños para “llevárselos a Cuba o con los rusos”.

Más allá de críticas y burlas, se sigue dejando de lado el aspecto pedagógico.

¿Cómo fue la utilización del ejemplo de los “Pitufos Comunistas”?

Antes de explicar por qué nos parece correcto el ejemplo de los “Pitufos Comunistas”, es bueno recordar por qué se utilizó y cómo.

La Revolución Rusa o también conocida como Revolución Bolchevique está dentro del programa de sexto año de escuela, como también lo está en el programa de tercero de liceo. Es decir que los docentes de Primaria tienen que explicarle a un niño de 11 o 12 años qué es el Comunismo.

En ese sentido la profesora Silvana Pera pretende explicar en el libro el concepto de sociedad comunista. No está explicando a Stalin ni el régimen norcoreano: “Quizá te ayude el siguiente ejemplo para acercarte a la idea de sociedad comunista. ¿Conoces a los Pitufos? Son una comunidad que vive en una aldea. Todos tienen acceso a la vivienda. Nadie pasa hambre. El pozo de agua es para uso colectivo, no es de nadie y es de todos. Todos tienen obligaciones con la comunidad, por ejemplo ocuparse de aquello que saben hacer: Pitufo cocinero cocinará, Pitufo carpintero arreglará lo que se rompa, y así cada uno de la comunidad aporta con su trabajo y recibe del trabajo de los demás. El comunismo podría ser una situación similar a esa”, ejemplifica en el texto.

Al respecto la editorial comunicó que “la referencia al ejemplo de Los Pitufos es una ilustración de conceptos teóricos vinculados al comunismo y en ninguna forma refiere a las aplicaciones prácticas que utilizaron ese nombre”. Además, destaca que “para exponer el tema resulta ineludible presentar el conjunto de ideas en la que se inspiró el movimiento y que se desprenden del pensamiento de Carlos Marx expresado en sus obras. Con el objetivo de fundamentar el tema, se hace referencia a este autor y se ilustra el concepto de comunismo recurriendo a una imagen que forma parte del imaginario infantil del lector a quien va dirigido este texto”.

 

¿Por qué es válido el uso del ejemplo de los “Pitufos Comunistas”?

Lo primero que tenemos que señalar es que compartimos el ejemplo utilizado por la profesora Silvana Pera y que discrepamos fervientemente con el pésimo manejo político que se ha despertado en nuestro país.

Lo segundo que tenemos que decir, es que el ejemplo de los “Pitufos Comunistas” para explicar un concepto tan complejo como la doctrina marxista, es pertinente por las propias características de la comunidad pitufa creada por el belga Peyo, ya que el público al que está destinada la explicación tiene 11 o 12 años. 

Otro ejemplo que se podría haber utilizado es lo que sucede en los Kibuts de Israel, donde los medios de producción como los servicios y demás bienes pertenecen a todos los miembros de la comunidad, al igual que en la comunidad pitufa.

 

¿Cuál es el gran error de la crítica al ejemplo de los “Pitufos Comunistas”?

El gran error es no entender lo que es el comunismo marxista y por supuesto, siendo menos ingenuos, aprovechar la oportunidad de mantener en el centro de la lucha electoral, sin fundamento pedagógico, a un sistema educativo que se muestra vulnerable.

Las críticas principales no son hacia el ejemplo, son hacia el comunismo y al hecho que se enseñe esa teoría o doctrina en la escuela.

Es decir, las críticas son: “¿cómo se puede comparar a Papá Pitufo con Stalin?”, o “¿qué tiene que ver Corea del Norte con los pitufos?”.

Y es cierto, no se puede comparar a Papá Pitufo con Stalin y nada tiene que ver el régimen actual de Corea del Norte con la comunidad pitufa ilustrada por un dibujante belga.

Pero hay algo que no estamos teniendo claro: ¿hubo comunismo en la Unión Soviética? ¿Lo que ocurre en Corea del Norte en la actualidad es comunismo? ¿Y en Cuba?

No hubo comunismo en la URSS ni lo hay en Corea del Norte ni lo hay en Cuba y mucho menos en China.

Se nota, y perdonen el humor mal utilizado, que algunos de nuestros líderes políticos no saben distinguir la diferencia entre socialismo y comunismo. Capaz que no prestaron atención ese día en la clase, o fue tanta la propaganda anticomunista que nos invadió en todo el siglo XX que no han sabido separar las aguas.

Para Marx, en el comunismo no hay Estado. Por lo tanto para Marx, en una sociedad comunista no habría lugar para un Stalin ni para un Mao ni para un Fidel Castro. En el comunismo no hay propiedad privada de los medios de producción ni hay clases sociales y se vive en comunidad (por eso la palabra comunismo), donde todos aportan de acuerdo a sus saberes y aptitudes.

A diferencia del socialismo. Según Marx, antes de que exista el comunismo, tiene que haber una etapa de socialismo. En el socialismo los obreros toman el control del Estado (lo cual denominó Dictadura del Proletariado) y su objetivo es eliminar la propiedad privada de los medios de producción (fábrica, tierra, minas) y en consecuencias eliminar también las clases sociales, para luego sí dar paso al comunismo desapareciendo el Estado.

¿Stalin eliminó al Estado? No. Es decir, que en la URSS no hubo comunismo ni una sociedad comunista. ¿Fidel Castro eliminó al Estado? No, por lo tanto no se puede afirmar que en Cuba haya comunismo.

Sí se puede sostener conceptualmente que esos países tuvieron etapas de socialismo, pero no de comunismo. Muy lejos están de eso.

El ejemplo utilizado de los “Pitufos Comunistas” es válido para explicar e ilustrar lo que pretendía Marx fuera la sociedad comunista, que nunca existió tal cual él la concibió. 

Por lo tanto el recurso didáctico de la profesora Pera es excelente, a pesar que Héctor Florit, miembro del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), diga que fue una “comparación desafortunada”. Espero que Florit recapacite acerca de su afirmación, y más siendo docente, reconociendo que el uso de los Pitufos fue acertado y práctico para explicar un tema de un programa de Historia de sexto año de escuela.

¿Por qué no surgen las mismas críticas cuando se intenta explicar el concepto de dios o cuando se explica la sociedad capitalista o la ideología liberal?

Ensuciar de esta manera la cancha por un ejemplo válido demuestra una intencionalidad política burda que hace más daño que bien a un sistema educativo cada vez más vulnerable y que se posiciona en el centro de lucha electoral.

Las críticas podrían llegar a ser aceptadas si en el libro de Historia no se reconocieran las purgas de Stalin o los manicomios de Bresnev o los Gulag soviéticos o la nomenclatura cubana y sus privilegios con el resto de la población. Pero lo que intentó hacer la profesora fue explicar cómo funcionaría una sociedad comunista a partir del ejemplo de los Pitufos, lo cual me parece de una gran creatividad y acierto.

En un mundo que cada vez más tiende a cerrarse políticamente hablando y eleva los miedos a su más alto nivel, como vemos con el Estados Unidos de Donald Trump, recorrer el camino del miedo a partir de la polémica por un recurso didáctico muy bien utilizado (el de los “Pitufos Comunistas”), no solo viola la laicidad de nuestra educación, sino que rebaja la calidad de nuestra enseñanza y afecta un valor que sigue en deterioro en Uruguay: la tolerancia.

 

Prof. Rafael Suárez

 

 

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
373

Seguramente te interese...

4 Responses

  1. Fernando Abate dice:

    Excelente Rafa. Mucha gente habla de comunismo sin tener idea de lo que es. Lo grave es que eso lo hagan docentes y también políticos. Por supuesto que estos últimos lo hacen, como lo decís en la nota, para ensuciar la cancha.

  2. Mónica Nicoliello dice:

    Para mí, el asunto de los pitufos comunistas al final termina demostrando que nadie entendió nada en materia de comunismo. Para empezar hay un comunismo pre-marxista, del cual Marx tomó el término, ya muy denostado en su época y que designaba a una serie de grupos religiosos o utópicos que no tenían nada que ver con las ideas de Marx. El filósofo alemán simplemente tomó el término y lo resignificó, una larga historia que Engels explica en Los orígenes de la propiedad, la familia y el Estado. En segundo lugar el comunismo de los pitufos sería, en todo caso, o lo que Marx llamó socialismo utópico o lo que Marx llamó comunismo primitivo, o lo que los populistas rusos entendían por comunismo, pero no el comunismo de Marx ni el de Lenin; no puede ser, por lo tanto el comunismo de los bolcheviques. El comunismo de Marx entendido como un estadio final del desarrollo histórico no puede ser nunca el comunismo de los pitufos. En el medio habría corrido, según sus tesis, mucha agua bajo el puente de la historia, como la revolución industrial y las relaciones de producción en una sociedad industrial, la cultura proletaria, la cultura burguesa, etc. Como es obvio estas tesis de Marx tuvieron sus críticos racionales y sensatos. Pero existe otra acepción de comunismo que es la del anticomunismo de los esclavistas del Sur de los EEUU y Brasil hacia el año 1850, que jamás leyeron a Marx, y que eran anticomunistas porque estaban en contra del bien común y punto. Para ellos la abolición de la esclavitud era comunismo porque liberar al esclavo era quitarle la propiedad al dueño, ya que partían de la idea anglosajona, que tomó forma con Locke, de que la propiedad es algo absoluto, por encima del bien común. Estas definiciones premarxistas de comunismo fueron las que más circularon en el mundo, y por eso el ejemplo es desafortunado. En cuanto a Lenin, Stalin, Mao, o Fidel Castro, en realidad son ejemplos de populismo y no de marxismo. Se parecen más a Perón que a Marx. Se los explica perfectamente con la definición de populismo de Laclau.

  3. Mónica Nicoliello dice:

    La comparación es desafortunada porque tiende a consolidar una concepción primitiva y, en lo que se refiere al pensamiento marxista, y leninista, errónea. El gran mérito de Marx es otro; es haber impulsado el sindicalismo obrero, la reflexión sobre la cuestión obrera en su contexto histórico, y haber hecho el esfuerzo de superar las visiones utópicas y primitivas de comunismo de su época. Nunca hubiera fundado el populismo comunista del siglo XX.

    • cm dice:

      Muchas gracias por tu aporte!

      Estamos totalmente de acuerdo cuando afirmas que Marx “nunca hubiera fundado el populismo comunista del siglo XX”.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons