Belleza en Uruguay: qué hacer en Cabo Polonio!

Belleza en Uruguay: qué hacer en Cabo Polonio!

Belleza en Uruguay: qué hacer en Cabo Polonio!

 

Nuevamente salimos del barrio y nos fuimos a recorrer parte de los destinos veraniegos de nuestro país. Quisimos ir a una de las bellezas naturales que podemos disfrutar todos los uruguayos. Aquí te contamos qué hacer en Cabo Polonio en un día de verano!

 

 

 

 

El Uruguay tiene destinos hermosos y variados para recorrer y conocer. Desde la paz de Villa Serrana, pasando por la aventura de subir el Cerro Pan de Azúcar hasta la magia del Salto del Penitente. Hace poco les contábamos sobre nuestra visita al Arboretum Lussich. En esta oportunidad cambiamos el destino y queremos contarte qué hacer en Cabo Polonio, ese lugar que es un monumento a la naturaleza y que está en nuestras costas para disfrutarlo.

En el verano del 2018 llegaron cerca de dos mil turistas por día al Cabo Polonio. Si bien no hay datos oficiales sobre lo que sucede en este 2019, las cifras podrían ser similares de acuerdo a lo que pudimos conversar.

Rocha se caracteriza por un alto turismo interno. Sin embargo nos sorprendió muchísimo Cabo Polonio escuchando idiomas totalmente diferentes: francés, portugués, árabe, inglés y obviamente español de distintas latitudes. Ese crisol de lenguas invade en susurros los oídos de los visitantes y seguramente asombró en un principio a los 100 habitantes fijos del lugar que vieron a partir de los años 70 y 80 cómo turistas de diversos continentes se adentraban en las dunas para llegar a conocerlos. 

 

El faro de Cabo Polonio es un punto de referencia

El faro de Cabo Polonio es un punto de referencia

 

Cabo Polonio se ubica en el kilómetro 264.5 de la ruta 10, dentro del departamento de Rocha, la misma que recorre desde La Paloma, pasando por La Pedrera, siguiendo por el Cabo y avanzando hacia Valizas y Aguas Dulces. Pero para entrar al Cabo Polonio se necesitan camiones que traspasen las dunas. Así que con el auto o con el ómnibus se llega a la entrada, La Puerta del Polonio, que cuenta con terminal de buses y estacionamiento tarifado.

 

La Puerta del Polonio: terminal de ómnibus y estacionamiento tarifado

La Puerta del Polonio: terminal de ómnibus y estacionamiento tarifado

 

 

En el año 2009 Cabo Polonio pasó a integrar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y para preservar su riqueza natural, intentando minimizar los impactos humanos en el entorno, se tomó la determinación de no permitir el ingreso de vehículos particulares. Los únicos autorizados para cruzar las dunas son unos camiones abiertos tipo safari que parten desde la puerta y recorren esos siete kilómetros entre 25 y 30 minutos. Realmente es una travesía panorámica que de por sí sola vale la pena hacer, rodeando las dunas y el bosque y bordeando las aguas claras del Cabo.

 

Cabo Polonio ingreso en camiones tipo safari bordeando el océano

Cabo Polonio ingreso en camiones tipo safari bordeando el océano

 

También hay personas que ingresan caminando o a caballo, desde la entrada o desde Valizas. Aunque si en los camiones demoramos casi 30 minutos en recorrer el bosque y las dunas seguramente caminando sea más del doble de tiempo.

 

Cuáles son los costos de los camiones de Cabo Polonio y del estacionamiento tarifado?

El traslado en los camiones es de 250 pesos por persona (unos 8 dólares), que incluye la ida y la vuelta.

El costo del estacionamiento por día es de 190 pesos por vehículo (unos 6 dólares).

La frecuencia de entrada y salida es bastante alta, dependiendo de la temporada. Puede ser que los camiones lleguen cada media hora o cada una hora. Lo que sí es importante señalar que el último camión desde el Cabo hasta la entrada parte a las 20 horas. Si no lo tomás o volvés caminando o te quedás!

 

Los camiones de Cabo Polonio entran y salen constantemente

Los camiones de Cabo Polonio entran y salen constantemente

 

Antes de responder qué hacer en Cabo Polonio sería bueno contestarnos por qué seduce tanto ese lugar de Rocha, donde llegan extranjeros de todas partes del mundo.

Cabo Polonio tiene una singularidad: no cuenta con luz eléctrica (salvo algunas casas que tienen generadores) ni agua corriente (salvo algunas casas que tienen pozos). Tampoco hay calles sino senderos irregulares que unen a todo el lugar. 

Parece que para muchos eso de por sí es todo un atractivo. Pero además Cabo Polonio tiene su propia leyenda.

Desde el siglo XVIII se constituyó la idea de que era un lugar que no quería ser penetrado, que debía mantenerse virgen. Desde el punto de vista geográfico resultaba peligroso para los navegantes, ya que se trata de un cabo incrustado en aguas que se nutren de grandes roquedales. Según se dice el naufragio de Joseph Polloni bautizaría al cabo: “Polonio”.

En su playa Norte y entre las rocas, infinidad de naufragios se sucedieron. De hecho una de sus playas se llama La Calavera, que es posible recorrerla caminando hacia Valizas.

A raíz de los naufragios se decidió la construcción del faro en 1881 y además se propició la actividad pesquera y faena de los lobos marinos. Desde el faro la vista es espectacular. Se pueden ver a las Islas Encantada, Rasa y El Islote sobre las cuales habita una colonia de lobos marinos como pocas en el continente.

 

Qué hacer en Cabo Polonio

La belleza de Cabo Polonio

 

Con el aumento del turismo se fue dejando de lado la faena por parte de los pobladores, y desde ese momento el sentido ecológico primó en la zona, lo que provoca más llegada de visitantes, atraídos por su belleza y simpleza.

 

Qué hacer en Cabo Polonio en un día de verano?

 

Sin dudas que Cabo Polonio se puede disfrutar en todas las estaciones, pero para los amantes de la playa el verano es la temporada ideal para visitarlo.

Llegamos a la entrada de la ruta 10 cerca de las 16 horas. La idea era pasar la tarde y que dos de nosotros conocieran ese lugar hermoso de nuestro país.

Estacionamos el auto, nos dieron un papel que hay que mostrar al salir ya que se lleva el registro de los días que permanece el vehículo en el lugar. No perderlo! Luego compramos 4 boletos para trasladarnos en los famosos camiones de Cabo Polonio. A las 16:30 salió uno y allí comenzó toda la aventura. En esta oportunidad fuimos en los asientos de abajo, pero para el que pueda recomendamos ir en los asientos de arriba. La experiencia es otra realmente.

El recorrido demora cerca de media hora. Es decir que a eso de las 17 estábamos en la Playa Sur del Cabo Polonio, la más extensa y menos ventosa. Pero el trayecto entre la entrada y la playa es toda una experiencia disfrutable. El cruzar el bosque y las dunas, el llegar al mar y moverse a su paso es espectacular.

Con los camiones se cruza el Parque Nacional Cabo Polonio, el cual alberga varias especies en peligro o amenazadas de extinción (como el sapito de Darwin), especies vegetales y animales con distribución restringida (como la banana do mato, la rana de cuatro ojos y la tortuga de canaleta). Luego aparece, imponente, el mar.

 

Experiencia disfrutable

 

Cabo Polonio tiene dos playas. La Norte, que viene a ser como la brava, y la Sur, mansa, calma, segura y protegida por el viento, también la más concurrida. 

Nos instalamos con las sillas y la heladerita algo alejados del tumulto y nos dedicamos a deleitarnos de un lugar hermoso. La playa de por sí es todo un atractivo, con agua salada y clara, con olas de recorrido largo y con el cielo cubriendo nuestras cabeza, inagotable y confundiéndose con el azul del océano.

 

Playa Sur de Cabo Polonio

Playa Sur de Cabo Polonio

 

Aparte de la playa hay diversas actividades para hacer en Cabo Polonio. 

Se pueden realizar paseos guiados en bote hasta las islas y ver a los lobos marinos de cerca mientras toman sol. Los aventureros pueden caminar desde la Playa La Calavera hacia Valizas, que es el balneario más cercano al Cabo. Ambos lugares están separados por ocho o diez kilómetros de dunas móviles de hasta 30 metros de altura (cambian de forma y de lugar por acción del viento ya que no se plantaron árboles que las arraiguen) y el arroyo Valizas que según la creciente, puede ser cruzado en bote o a pie. Más de una hora de caminata en un paisaje agreste y casi salvaje. 

Para los menos aventureros en Cabo Polonio se pueden alquilar tablas de surf o kayak. O para los más tranquilos disfrutar de bebidas frías en los distintos bares que abundan en la zona de la playa o comer los famosos buñuelos de algas. 

También se puede visitar el faro, que mide unos 40 metros de altura y su vista es más que espléndida, abarcando las dos playas y las islas cercanas.

 

Qué hacer en Cabo Polonio: disfrutar de la naturaleza y del mar

Qué hacer en Cabo Polonio: disfrutar de la naturaleza y del mar

 

Uno de los puntos altos del Cabo es la noche. Al no haber luz eléctrica ni alumbrado público, las estrellas destellan toda su potencia para nuestros ojos, extendiendo su brillo por kilómetros. Para poder disfrutarlas hay que quedarse.

Las alternativas para quedarse son simples: casas o ranchos bajos de madera o bloques, hostels y posadas. Debido a la prohibición de construir y ampliar, las pocas edificaciones que existen se encuentran dispersas por todo el parque y sobre la costa.

El costo ronda los 100 dólares la noche. 

Para los amantes de la naturaleza y de la paz, es una opción impostergable!

Cuando uno se pregunta qué hacer en Cabo Polonio la respuesta es básica, conectarse con uno mismo en medio de un lugar casi primitivo y con cierta armonía. Muchos abusan por instantes de un baño de la naturaleza, pero vale la pena vivirlo.

Otro capítulo aparte fue el regreso. Volvimos con el sol cayendo y aprovechamos para subirnos en los asientos de arriba. Fue espectacular, más allá de que una de nosotros sintió algo de vértigo.

 

 

 

 

Cabo Polonio es un tesoro que podemos disfrutar todos los uruguayos, pero también es un mensaje, un mensaje capaz de decirnos que a veces creemos que necesitamos más de lo que tenemos. No estamos sacudiendo las banderas de los movimientos juveniles de los 60 ni las del nuevo ecologismo, simplemente vale la pena recordar que lo que somos no tiene nada que ver con lo que tenemos.

Cuando uno llega a Cabo Polonio es capaz de repensar lo que es o simplemente pasar el rato en un lugar alejado y rodeado de mar y dunas. Vale la pena quedarse con la primera opción. Qué hacer en Cabo Polonio? Pues simple, reconectar.

A disfrutarlo!!!

 

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons