El triunfo de Donald Trump y el miedo de la clase media

El triunfo de Donald Trump representa el temor de la clase media en un contexto de acumulación de riqueza y recesión económica

El triunfo de Donald Trump representa el temor de la clase media en un contexto de acumulación de riqueza y recesión económica

 

El triunfo de Donald Trump representa el gran temor que siente la clase media en un contexto de acumulación de riqueza y recesión económica. Lo mismo ocurrió en la Alemania de Hitler o en el Uruguay de Pacheco.

 

 

Mientras el barrio Malvín está en plena semana de festejos por nuestros 120 años de vida, la noticia de hoy sobre el triunfo de Donald Trump conmovió al mundo entero. Muy pocos analistas políticos esperaban este resultado, y mucho menos los mandatarios de otros países que en este momento no tienen muy claro lo que hará a nivel de las relaciones exteriores un presidente electo que asume con el argumento que no será un gobernante políticamente correcto.

Más allá de lo que pueda venir, que en lo personal no considero que favorezca el equilibrio en las relaciones internacionales, quiero centrarme en los motivos por los cuales Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

No es casualidad lo que pasó que un gobernante llegue el poder con ideas desgarradoras. Y en este caso no lo hizo a través de la fuerza, lo hizo por medio de una votación donde millones de personas se sintieron representados por sus propuestas, al menos por algunas de ellas.

Lo que pasó en Estados Unidos era previsible, ya había pasado antes en el mundo y también en América. La Historia nos ha enseñado que cuando existe un contexto de extrema acumulación de riqueza y por otro lado una fuerte crisis o recesión económica, la clase media siente temor por perder sus comodidades y se derechiza, se vuelca a la derecha conservadora.

Así sucedió con la clase media alemana cuando apoyó las propuestas de Hitler o con la clase media italiana que apuntaló a Mussolini. Al contexto de crisis económica la clase media tenía otro gran temor: el avance del comunismo. 

En el caso de Estados Unidos, la clase media, aparte de sufrir con la recesión económica, no tiene el temor del avance del comunismo en su país, pero tiene un miedo enorme al mundo musulmán y a perder puestos de trabajo por los inmigrantes. ¿O acaso una de las ideas más “locas” de Trump no es hacer un muro con la frontera mexicana y que sea el país azteca el que lo pague? ¿A quién representa esa propuesta?

Lo de Trump preocupa, porque puso a prueba al pueblo norteamericano y éste se volcó a la derecha conservadora para mantener sus privilegios, a una derecha capaz de continuar con los conflictos armados a nivel mundial y consolidar un valor temible como lo es el de la intolerancia.

Pero lo que manifiesta el triunfo de Donald Trump también es una tendencia. ¿O acaso qué fue el Brexit para los ingleses? Justamente representó el mismo temor de la clase media de Inglaterra de perder sus privilegios ante el fuerte flujo de inmigrantes que llega a Europa. El Brexit fue votado hasta por obreros sindicalistas, como también votaron obreros a Donald Trump.

En un mundo donde 62 personas tienen la misma riqueza que la mitad de la población de todo el planeta, donde se mantiene el flujo de acumulación de capital, es probable que sigamos viendo este tipo de manifestaciones como las de Estados Unidos o Inglaterra. La clase media se acoraza para evitar perder sus comodidades. Pero en lugar de apostar a una redistribución más equitativa de la riqueza, apunta a sostener sus comodidades desde la intolerancia y manteniendo el aumento de la desigualdad económica y social.

En América Latina acaba de suceder algo similar, aunque con características diferentes. ¿Qué fue sino lo que ocurrió en Brasil con la ex presidenta? ¿De dónde obtuvo los votos Macri en Argentina (apoyado igual por el desastre del gobierno de Cristina Fernández) para llegar al gobierno? 

En Uruguay también vemos algunos de esos síntomas. En un contexto de receso económico el miedo de la clase media se identifica con la inseguridad. ¿O acaso no es parte de la clase media montevideana la que reclama más mano dura, medidas propias de la derecha conservadora, como ocurrió bajo el gobierno de Pacheco Areco?

No estoy diciendo que en Uruguay una propuesta similar a la de Donald Trump tenga cabida. La derecha conservadora representada por Pedro Bordaberry no ha logrado acumular votantes. La derecha liberal sí, la de Lacalle Pou. Como lo indica la Historia, no es lo mismo la derecha conservadora, que es capaz de no respetar los derechos humanos, que la derecha liberal, que sí los respeta.

Por otra parte nuestro país se ha mantenido dentro de la izquierda socialdemócrata, y no la radical, lo que de alguna manera permite que exista una distribución de la riqueza moderada, que afecta sin dudas a la clase media con el IRPF, y que se refleja en sus exigencias de bajar los costos del Estado o reprimir con mano dura a la delincuencia. Pero de ahí a votar una propuesta como la de Donald Trump existe en el medio un gran abismo. 

A modo de conclusión es importante señalar que si la tendencia a acumular riquezas se mantiene a nivel mundial y la recesión o crisis económicas se instalan, el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos es solo el comienzo de un mal mucho peor.

 

 

 

¿Sabías esto?

Compartí la información
4

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons