Los chicos celestes clasificados a octavos tras discreto partido

Los chicos celestes clasificaron a octavos

Los chicos celestes clasificaron a octavos

Los chicos celestes lograron la clasificación a la segunda fase del mundial sub 20 luego de empatar con Malí en un tanto. Con la victoria de Serbia sobre México, ambos equipos avanzaron a octavos.

Otra vez el fútbol de la selección de Coito faltó a la cita. El equipo si bien logró un balance defensivo más efectivo en la mitad de la cancha con los ingresos de Poyet y Guerra, en materia ofensiva el equipo estuvo desconectado y sus figuras no aparecieron.

Otra vez Gastón Pereiro, tal vez el hombre de mayor calidad técnica del equipo, deambuló por el terreno de juego sin tener gran participación con la pelota. Tras la ausencia de Arambarri el equipo mostró otra fisonomía en la mitad del campo: Nandez y Guerra jugaron abiertos y Diego Poyet lo hizo por zona central. Realmente Poyet demostró que debe ser titular en este equipo, es un jugador dúctil que maneja bien el balón y muy ordenado para el aspecto defensivo.

Uruguay no creó muchas situaciones pero a los 17 minutos un despeje de la zaga de Malí permitió a Ramiro Guerra mandar el balón de cabeza al área para encontrar a Franco Acosta que peinando el balón marcó el primer tanto del encuentro.

Pero el equipo celeste no manejó bien la pelota y no aprovechó la ventaja para poder contragolpear. Los africanos más a fuerza que a futbol intentaban penetrar en la última zona charrúa pero encontraban a su rival bien parado.

En el último minuto del primer tiempo otra vez un error defensivo permitió el empate de Malí. Un pase atrás del defensa González fue tomado con la mano dentro del área por el arquero Guruceaga y el árbitro, correctamente, marcó la falta técnica. En el cobro de dicha falta se produjo el empate del conjunto africano por parte de Traore.

La segunda parte fue muy anodina, el futbol no apareció pero fue el elenco africano que se aproximó al arco rival con mejores posibilidades.

Uruguay prácticamente no generó peligro y el partido terminó con un empate que clasificó a ambos equipos. Curiosamente Uruguay y Malí empataron en puntos, en diferencia de goles y en goles a favor por lo que, hubo que recurrir a un sorteo para ver quien quedaba segundo y quien tercero.

Finalmente los celestes quedaron en segunda posición y están a la espera de su rival en la siguiente fase que, seguramente, sea el equipo brasileño.

Pero, por lo mostrado por los celestes en este mundial sea quien sea su rival será una empresa difícil. El equipo ha carecido de juego colectivo y sus individualidades no han aparecido en toda su real magnitud.

Para tener buen futuro en el certamen deberán aparecer las figuras del equipo, el juego colectivo tendrá que ser más efectivo y no habrá que cometer errores en defensa como ocurrió en los últimos dos partidos.

Uruguay jugó con Guruceaga, Cotugno, González, Lemos y Suárez en la zaga, en el medio Nandez, Poyet, Guerra y Pereiro, quedando en ofensiva Castro y Acosta.

En el transcurso del juego ingresaron Sarachi, Amaral y Arambarri.

En esta oportunidad el entrenador Coito decidió no darle participación al hábil volante Kevin Méndez.

Uruguay volverá a jugar el próximo jueves 11 frente al ganador del grupo E. es en esta instancia que deberá aparecer la real valía del equipo.

Por Fernando Abate

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons