Cuáles son los dos grupos de poder enfrentados detrás del Coronavirus?

Cuáles son los dos grupos de poder enfrentados detrás del Coronavirus?
Cuáles son los dos grupos de poder enfrentados detrás del Coronavirus?

Cuáles son los dos grupos de poder enfrentados detrás del Coronavirus? Existe un enfrentamiento o solamente son especulaciones y teorías sin fundamento? En esta columna el Profesor Rafael Suárez comparte su opinión.

En la jornada de ayer todos los uruguayos nos conmovimos con el primer fallecido acerca del Coronavirus. A muchos también nos pudo invadir el miedo y la preocupación. Muchos también extremamos las precauciones para evitar el contagio ya que cobramos consciencia de lo que está sucediendo. También es momento para reflexionar acerca de lo que pasa a nivel mundial. Existe algo detrás de la cortina del Covid-19? En lo personal creo que sí. Como he señalado anteriormente, tú no creas nada de lo que digo. Mi intención no es convencer a nadie. Solo brindo una opinión acerca de lo que creo en función de los datos e informaciones que van surgiendo. Tomando en cuenta esta consideración, intentaré desarrollar en esta columna cuáles son los dos grupos de poder enfrentados detrás del Coronavirus.

Parece una película de ciencia ficción. Nadie vivió nunca nada similar. Cuarentena, autoaislamiento, confinamiento, miedo, dolor, pánico pero también solidaridad, empatía, respeto, amor. Y todo supuestamente por un bichito. Pero aunque parezca una locura hay mucho más de lo que pensamos detrás de ese bichito. Es cierto, suena descabellado pensar que existen intenciones ocultas y que el Coronavirus esté siendo utilizado con otros fines. Hay mucha información y desinformación. Los celulares explotan de mensajes, teorías y pronósticos. No creamos nada hasta contrastar la información. Lo mismo digo para esta columna.

En lo personal estoy convencido que es así, que hay intenciones ocultas. Lo vuelvo a decir, no creas nada de lo que digo, pero si algo te suena, investiga, indaga un poco más. Si nada de aquí te parece sensato, está perfecto también y agradezco el tiempo que te tomaste para leer algunas líneas de esta columna.

Lo primero que tenemos que dejar en claro es que el Coronavirus no es nuevo. Pero lo más importante, es un virus manipulado en un laboratorio chino. Así lo denunciaba la RAI (televisión italiana) el 16 de noviembre del 2015. (Puedes ver el vídeo del programa haciendo clic aquí).

Para que un virus sea manipulado en laboratorio tiene que contar con una patente. Alguien había patentado el Coronavirus en China? No. Entonces cómo se trabajaba con un virus no patentado? En realidad el virus fue patentado por un instituto que realizaba operaciones también en China, por eso llegó al laboratorio del país asiático.

Quién financia a Pirbright Institute?

Aquí el dato más importante es saber quién financia a la empresa Pirbright Institute. Esa empresa, que ahora niega tener la patente, es financiada por la fundación de Bill Gates, quien casualmente por «filantropía», aclaró, se encuentra buscando la vacuna al Coronavirus. Gates viene hablando desde hace tiempo de la necesidad de la vacunación obligatoria, no solo para el Covid-19, sino para otras enfermedades.

Esto es clave. No es menor entender qué tiene que ver Bill Gates en todo esto. De hecho, como señalé en columnas anteriores, Bill Gates profetizaba en el 2015 que el mundo iba a vivir una pandemia. De hecho, el 18 de octubre del año pasado, en Nueva York, el denominado Foro de Davos, la Fundación de Bill Gates, y el Centro Johns Hopkins (el mismo que ahora nos muestra el mapa mundial del virus) , realizó un simulacro de expansión del Coronavirus. (Puedes ver información sobre ese evento en el siguiente enlace).

Qué casualidad que se haya realizado un simulacro de Coronavirus el año pasado!

Habrá sido casualidad que los mismos que patentaron el Coronavirus realicen un simulacro a escala mundial de una pandemia de ese virus y justo dos meses después es lo que sucede?

Puede ser casualidad, sí. En lo personal me permito sospechar. Me permito sospechar por lo que sucede a nivel geopolítico: guerra comercial con China, juicio político contra Trump y su posible reelección en noviembre de este año, el Brexit del Reino Unido, asesinato del mayor general iraní Qasem Soleimani, disminución de la producción mundial y aumento del capital especulativo, entre otros factores.

En todo ese panorama, apareció el profetizado Coronavirus. Y como señalé en otra columna, algo huele muy mal.

He explicado que la aparición del Coronavirus persigue, al menos, tres grandes objetivos: impedir la reelección de Trump, maximizar los beneficios de las grandes corporaciones transnacionales y debilitar o desmantelar los Estados de Bienestar en beneficio de un nuevo gobierno mundial sin filtro democrático. Suena loco? Sí, pero en esta película de ciencia ficción podemos comprender que hay dos grupos de poder (y un tercero muy noqueado) que están en disputa.

Cuáles son los dos grupos de poder enfrentados detrás del Coronavirus?

Primero nos vamos a referir al grupo que tomó la iniciativa. En estos momentos este grupo ha lanzado un ataque fulminante no sólo utilizando al Coronavirus como arma biológica, sino también paralizando la economía mundial y afectando notoriamente a Estados Unidos (disminución de la producción y emisión de deuda), China (disminución notoria del PBI y bloqueo comercial con el mundo durante el episodio), a Rusia (baja impactante en el precio del petróleo) y un golpe de nocaut a dos estados con base católica (Italia y España), más allá de todos los efectos colaterales en el resto del mundo, como vemos en nuestro país.

Este grupo está conformado por las grandes corporaciones transnacionales. Esas mismas grandes corporaciones transnacionales que en setiembre del año pasado vendieron acciones como nunca habían hecho en 50 años. Qué casualidad!

Esas grandes corporaciones, por supuesto, tienen influencias políticas evidentes. En Estados Unidos con la mayoría de los demócratas (no todos). Tal es el caso de Obama o Hillary Clinton. En Uruguay, por ejemplo, esas grandes corporaciones han tenido contacto con José Mujica (fue a visitar a Soros y Rockefeller) ya que comparten la legalización del aborto y de la marihuana. En Argentina, sin ir más lejos, Hugo Sigman (un supuesto comunista que se volvió millonario), vinculado a la familia Clinton, financió las campañas de Cristina Fernández, luego de Macri (hasta que se distanció en el 2018) y recientemente de Alberto Fernández. A cambio de qué? Entre otras cosas de la vacunación obligatoria. Según el diario Clarín, «Argentina cuenta con uno de los calendarios nacionales de vacunación más completos a nivel mundial: 20 vacunas gratuitas y obligatorias para diferentes etapas de la vida».

Las grandes corporaciones transnacionales son propietarias de los laboratorios, que hoy día mueven más dinero que el narcotráfico. Acaso es casualidad que Bill Gates promueva desde hace años la vacunación obligatoria, y que ahora insista en la vacuna del Coronavirus cuando tiene la patente del Sars? Podría ser casualidad, pero sospecho que no.

Por supuesto que también tienen influencias en organismos internacionales como el FMI, Banco Mundial y ni hablar de la Organización Mundial de la Salud, quien promueve, por ejemplo, el dinero electrónico, favoreciendo, claro, a estas grandes corporaciones que son dueñas del sistema financiero.

Por supuesto que tienen vinculaciones con organismos internacionales como el FMI, Banco Mundial y ahora, como queda en evidencia, la Organización Mundial de la Salud

Cuáles son esas grandes corporaciones transnacionales que se benefician con toda esta situación ganando miles de millones de dólares?

Algunas ya las mencioné en columnas anteriores: «Empresas como Apple, Disney, Deere, Caterpillar y Coca-Cola emitieron a principios de septiembre del 2019 bonos a 30 años por USD 75.000 millones para refinanciar su deuda, la mayor cantidad en una semana desde 1972».

Pero no son las únicas, cuáles son las 10 empresas que más ganancias han generado hasta el momento a nivel mundial?

Ranking por capitalización bursátil (miles de millones de US$)
Apple Inc.886Estados UnidosTecnología de Información
Alphabet Inc A726Estados UnidosTecnología de Información
Microsoft Corp657Estados UnidosTecnología de Información
Amazon.com Inc563Estados UnidosConsumo
Facebook Inc A522Estados UnidosTecnología de Información
Berkshire Hathaway B485Estados UnidosFinanzas
Johnson & Johnson379Estados UnidosSalud
JP Morgan Chase & Co366Estados UnidosFinanzas
Exxon Mobil Corp351Estados UnidosEnergía
Bank of America301Estados UnidosFinanzas
Fuente: S&P Global 1200

Allí está el núcleo duro del grupo de poder que en estos momentos está tomando la iniciativa con el Coronavirus, teniendo a su rostro más visible a Bill Gates y su fundación.

Este grupo de poder tiene una base filosófica común e intereses políticos precisos. Cuál es esa base filosófica común? La masonería y el liberalismo económico.

Todos sabemos muy bien que los masones han sido grandes protagonistas en la historia de Estados Unidos. De hecho el billete de 1 dólar tiene símbolos masones muy pero muy claros. Extremadamente claros! Aunque no le prestemos atención están allí todo el tiempo.

Los masonería ha tenido control histórico de la Reserva Federal Norteamericana. Este no es un dato menor. La Reserva Federal opera independientemente del gobierno de Estados Unidos. El presidente no puede indicarle qué hacer, a diferencia del Banco Central Uruguayo que depende del poder ejecutivo.

Qué casualidad que venimos presenciando un enfrentamiento imponente entre Trump y la Reserva Federal!

La masonería sin dudas sigue teniendo vínculos directos con la política. Por qué Barak Obama hablaba de «un nuevo amanecer», expresión masona, en toda su campaña electoral? Será casualidad que Hillary Clinton tenga tan buenas conexiones con Bill Gates, Bank Of América y J. P. Morgan -quienes financian su campaña-? Lo dudo. No es casualidad en mi opinión.

Ahora bien, este grupo de poder qué es lo que pretende?

Como he señalado anteriormente, este grupo de poder se inspira en el liberalismo económico, es decir, en el libre mercado basado en la ley de oferta y demanda, al estilo Hayek o Escuela de Chicago. Pero cuidado! Ellos son conscientes que ese liberalismo económico es una ilusión. En los hechos, cuando se aplica, genera mayor concentración de riqueza (cómo hace una empresa de refrescos uruguaya para competir con Coca Cola, por ejemplo?). Desde el 2015 hasta ahora, la humanidad vivió algo jamás visto, el 1 % de la población mundial tiene más riqueza que el otro 99 %. Obviamente ellos están dentro de ese 1 % y quieren seguir permaneciendo allí.

Pero son conscientes desde la Crisis del 29, que las políticas proteccionistas y los altos aranceles, así como los Estados de Bienestar (al estilo batillista), los perjudican notoriamente, ya que recortan sus ingresos en miles de millones destinados a impuestos. Es claro entonces, que las políticas impulsadas por Trump, China y Rusia, los afectan muchísimo. Estarían dispuestos por eso a expandir un virus? Acaso no estuvieron dispuestos en el 2008 a fundir a todos los países para salir de la crisis? Sí. De hecho, desde las bolsas de valores, siguen operando de la misma manera que la provocó las crisis del 29 o recientemente la del 2008. No les importa nada, salvo, sus intereses.

Para este grupo de poder basado en la masonería y el liberalismo, los Estados Nación son un problema. Para ellos sería más conveniente tener un gobierno global técnico que tome decisiones por encima de los estados. Obviamente que ese gobierno global técnico no será para nada democrático (ahora la OMS indica medidas técnicas y los estados obedecen -lo cual nos suena totalmente lógico, pero podría ser así en el resto de las decisiones?-), donde dejará fluir la economía en base a oferta y demanda, y buscará bajar la carga impositiva a toda la producción, bajando salarios y sustituyendo mano de obra por tecnología.

Ellos son conscientes de otro componente en todo esto. Que los recursos de la Tierra son finitos, que la producción va a seguir bajando y que hay mucha población en el mundo para abastecerla. De hecho algunos afirman que con el crecimiento actual de la población en pocos años no será posible alimentarla. Ante esta situación han fomentado y financiado políticas de aborto en muchos países, inclusive el nuestro y en Argentina.

Será que obtienen patentes de virus solamente para investigación con la idea de obtener mayores ganancias? O acaso no les convendrá manipular virus con objetivos de reducción de población? Suena descabellado, verdad? Sí. Es descabellado, por ahora.

Para qué querría una empresa informática como Microfost, de Bill Gates, tener patentes de virus, salvo para obtener beneficios económicos? Así que dejemos de lado la idea de tener patentes de virus para control de población. Aunque en esta película de ciencia ficción todo es posible.

Lo cierto es que estas empresas ven en Trump un gran obstáculo para sus intereses. En el 2018 el presidente norteamericano impuso aranceles a importaciones de bienes chinos de hasta 250.000 millones de dólares, afectando a empresas estadounidenses que producen en el país asiático. Trump les pidió que «vuelvan a producir en Estados Unidos». Ellas se niegan. Para empresas multimillonarias de esta magnitud, ¿qué es más barato, impedir la reelección de Trump o volver a producir en Estados Unidos con una carga altísima de impuestos? No está en discusión la respuesta.

Las crisis generada por el Coronavirus podría ayudarlos a impedir la reelección de Trump, tener control sobre el resto de los países que deberán emitir deuda para salir de la situación (obviamente la deuda -bonos- son adquiridos por ellos), ampliando aún más la concentración de riqueza, generando burguesías nacionales más débiles (empresas medianas y pequeñas van a cerrar en muchos países), pérdida de empleo a favor del uso de mayor tecnología (el teletrabajo es un paso), conflictividad social y por ende la tendencia a un gobierno central de tinte autoritario. Quién va a discutir políticas de control policíacas avaladas por organismos internacionales en medio de una pandemia? Quién va a discutir una vacuna obligatoria en medio del pánico que se generó hasta ahora por los grandes medios de comunicación de los cuales ellos son dueños de un 80 %? Si mañana aparece la vacuna, no te la darías?

El filósofo italiano Giorgio Agamben sostuvo lo siguiente en su columna del 17 de marzo: “Lo primero que muestra claramente la ola de pánico que ha paralizado al país es que nuestra sociedad ya no cree en nada más que en la vida desnuda. Es evidente que los italianos están dispuestos a sacrificar prácticamente todo, las condiciones normales de vida, las relaciones sociales, el trabajo, incluso las amistades, los afectos y las convicciones religiosas y políticas ante el peligro de caer enfermos”. Habla también de “una guerra civil” donde “el enemigo no está fuera, está dentro de nosotros” y asegura que “una sociedad que vive en un estado de emergencia perpetua no puede ser una sociedad libre”.

Bien, resumido uno de los grupos de poder en disputa, podemos pasar al siguiente, al que en este momento está siendo atacado.

Ese grupo de poder no tiene la consistencia del otro, de hecho recién ahora comienzan a prestar atención a lo que está pasando. El segundo grupo de poder son aquellos gobiernos inspirados en el nacionalismo, patriotismo y políticas económicas proteccionistas. Lo que llamaríamos Derecha conservadora a diferencia de la anterior, Derecha liberal.

Esta Derecha conservadora está siendo representada en estos momentos por Trump en Estados Unidos, Xi en China (no me digan que China es comunista) y por Putin en Rusia.

Esta Derecha conservadora defiende los ideales de los Estados Nación fuertes, cuasi imperialistas, protegiendo la producción en esos países con políticas arancelarias, así como un sentimiento nacional estridente y políticas de inmigración muy duras, como el caso de Estados Unidos.

En los tres casos pretenden que sus países lideren el mundo en materia económica y política y generan alianzas en consecuencia. Por eso para el cohesionado grupo de los masones-liberales, es mucho más fácil atacarlos, ya que hasta el momento se encuentran divididos en sus disputas territoriales. De hecho el Coronavirus como el asesinato del general iraní y el derribamiento de un avión nortamericano en China, podrían haber generado conflictos mayores entre las potencias, pero se frenaron. Por qué?

Evidentemente se están dando cuenta o están confirmando que los intereses de las corporaciones transnacionales son claramente en contracorriente de los intereses nacionales que ellos defienden.

El expansionismo chino, norteamericano o ruso está en el foco de sus mandatarios. Ellos quieren liderar el mundo y están siendo frenados por los intereses de las corporaciones.

Putin, por ejemplo, se inspira mucho en el filósofo Dugin, quien establece que «las grandes ideologías (liberalismo, comunismo y fascismo) están superadas por una nueva que llama populismo integral». De hecho, en mayo de 2018, cuando el Movimiento 5 Estrellas y la Liga alcanzaron un acuerdo de gobierno en Italia, muchos vieron en Dugin una referencia. Será casualidad que Italia sea el país más afectado por el Coronavirus cuando parecía alejarse del liberalismo y volcarse a la «Derecha conservadora» financiada por Rusia? Es verdad que no pasó y ganó la centro-izquierda, pero el mensaje me parece que es claro. Que no vuelva a pasar!

Dugin es elocuente con el liberalismo: «soy el enemigo de la hegemonía liberal occidental porque critico sus tesis. Yo defiendo la multipolaridad y el pluralismo de las civilizaciones. No sé si existe una verdad… pero seguro que no es la verdad del liberalismo. Hay muchas cosas en común entre mi filosofía y la política estratégica de Putin. Mis libros se conocen bastante en Rusia y los rusos están de acuerdo con mis ideas. No tratamos de defender solo la identidad rusa contra Occidente. No es posible. Eso es nacionalismo, una forma de ideología del capitalismo egoísta. Hay que defender todas las civilizaciones, a todos los pueblos, pequeños o grandes, para que puedan conservar su propia identidad. En ese sentido, sí que puedo ser peligroso para Occidente y sus élites globalistas».

Cuando Dugin menciona a las «élites globalistas» ya sabemos a quiénes se está refiriendo.

Él defiende la vuelta de una Rusia imperial a través del eurasianismo, como también defienden la hegemonía mundial Trump en Estados Unidos y Xi en China.

Trump aplica una política arancelaria extremadamente potente, al igual que su política inmigratoria o en la agenda de derechos o en materia de la salud ambiental.

Xi, por su parte, aplica una política interna de control total de la población. Hasta hubo asesinatos en China para evitar la propagación del virus. Con el Coronavirus vemos que estamos dispuestos a perder privacidad y libertades a cambio de una política de control eficiente. Ahora bien, en China es claro que esa política de control la ejerce el Estado.

En ese sentido el filósofo Byung-Chul Han se cuestiona:» ¿es necesario reconocer que la big data nos ofrece soluciones a los desafíos modernos, pero a costa de erigir un «big brother» que todo lo vigila y coarta la libertad de todos los ciudadanos?»

Ese es el modelo chino, control total por parte del Estado, perjudicando evidentemente a las grandes corporaciones transnacionales que ven en ese estado omnipresente un obstáculo a sus intereses.

Lo cierto es que las tres grandes potencias mundiales, si bien son enemigos a la hora de pensar en geopolítica (las tres pretenden la hegemonía) van hallando momentos de cercanía en esta situación planteada por el Coronavirus. Los tres mandatarios han tenido diálogos acerca de cómo encarar esta situación.

Como vemos, los dos grandes grupos de poder no son ningunos angelitos. Justamente, son grupos de poder muy potentes y seguirán sacándose chispas, mientras nosotros estamos en el medio.

Un tercer grupo de poder

Vale aclarar que hay un tercer grupo de poder, muy debilitado históricamente, que tiene que ver con los católicos.

Recordemos que los masones no se llevan bien con los católicos, aunque sí con los cristianos protestantes.

No es casualidad que los dos países más afectados por el Coronavirus sean Italia y España. Si es verdad la idea de que los masones y las transnacionales están detrás de esto, es claro que podían aprovechar la circunstancia para debilitar a sus enemigos religiosos.

No nos olvidemos también que otro país muy debilitado es Irán, musulmán, y el único que no tiene deuda externa, por lo tanto, el único que no depende de las corporaciones transnacionales.

Siguiendo este razonamiento, hay aspectos religiosos involucrados en todo esto. Pero es solamente una sospecha, claro está.

En este panorama estamos insertos nosotros. Hasta el momento tenemos un fallecido en 200 casos, aproximadamente. Son buenas noticias, números similares a Alemania, Japón y Corea del Sur, en proporción. Las medidas tomadas por el gobierno y la población están funcionando hasta el momento, aunque evidentemente lo peor llegará a partir de esta semana hasta que luego se estabilice.

En el medio de la lucha de titanes, no podemos perder la calma, tomar las precauciones necesarias sin que nos gane el miedo ni la insensibilidad. Todos estamos juntos en esto, aunque es verdad cada uno con posibilidades diferentes.

Hemos desarrollado actos de solidaridad y de empatía. Sigamos en esa línea a pesar del miedo que nos pueda invadir desde la televisión o el whatsapp. Seamos conscientes que hay disputas, como a lo largo de toda la historia, que escapan a nosotros y nos afectan. Es buen momento para darnos cuenta que somos una humanidad, no seres aislados. Es buen momento para darnos cuenta que el sufrimiento histórico de muchos sectores y regiones, en base a decisiones de las grandes potencias, también nos llega a nosotros, a pesar de las distancias. Porque humanidad hay una sola, aunque existan países y nacionalidades. Humanidad hay una sola, y cada habitante de este planeta es extremadamente valioso, como lo somos cada uno de los uruguayos. Hoy el miedo nos enfrenta, nos coloca en una situación de temor ante el contagio y la muerte. Ese mismo temor que se ha vivido en otras partes del mundo y ni nos hemos enterado. Es momento, hermosa oportunidad, para ser conscientes que todos estamos conectados en este mundo global y, muchas veces, dependemos de decisiones que se toman a miles de kilómetros de nosotros. Pero hay una decisión que es sólo nuestra, como bien decía Sartre, cómo elijo pararme ante esta realidad?: ¿desde el miedo o desde el respeto por mí y por los demás, desde el pánico avasallante que me lleva a acaparar todo en el supermercado o desde la consciencia que hay alguien más allá de mí y de mi familia o de mi país?

Porque cuando todo esto del Coronavirus termine, y va a terminar, cómo me voy a parar como ser humano ante mí y ante los demás?

Es un buen momento para reflexionarlo. Tenemos tiempo en el medio de la «cuarentena»!!!

Profesor Rafael Suárez

Opiniones anteriores del autor:

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons