Diputado Rafael Menéndez sobre el pase verde: «aforos sí, discriminación no»

Diputado Rafael Menéndez: "aforos si, discriminación no"
Diputado Rafael Menéndez: «aforos si, discriminación no» (Foto: Cabildo Abierto)

El diputado Rafael Menéndez es veterinario y ex dirigente rural. Hoy es representante nacional de Tacuarembó por Cabildo Abierto. En entrevista con Ciudad Malvín, planteó su mirada discordante con lo que se denomina «pase verde», al cual considera un acto de discriminación

El diputado Rafael Menéndez es hijo de un médico y de una profesora de Filosofía. Nació y vivió en Tacuarembó toda su vida y hoy es representante nacional por parte de Cabildo Abierto. Nos pusimos en contacto con él ya que se viene manifestando en contra del «pase verde». Nos interesaba conocer su postura de primera mano y enseguida se puso a la orden para ser entrevistado.

¿Cuál es tu lectura general de la situación sanitaria respecto al coronavirus?

Las altas tasas de contagio obviamente tuvieron efectos muy negativos en todos los aspectos. Cuando la cantidad de personas a asistir son muchas en un período de tiempo corto, cualquier sistema de salud puede colapsar y eso tiene efectos en personas que padecen cualquier enfermedad además del Covid. Y aunque no hayan colapsado, los sistemas de salud resienten su calidad de atención y eso perjudica a la sociedad en su conjunto.

A todos nos agarró de imprevisto. Espero que podamos capitalizar la experiencia pues seguramente no será el último desafío sanitario, infinidad de agentes infecciosos aprovecharán algún tipo de desequilibrio para enfermarnos.

Lamentablemente los efectos de las pandemias son sanitarios pero también económicos y mientras algunos pierden otros ganan.

Y sigo sosteniendo mi posición en contra de la discriminación.

El consenso científico es que las vacunas evitan que los casos se agraven. Las personas vacunadas se contagian y contagian igual que las no vacunadas, por lo tanto los aforos diferenciales no tienen sentido. Lo ratifico, la circulación viral disminuye si hay menos densidad de personas en un tiempo determinado independientemente de si están o no vacunadas.

Por eso reitero, aforos si, discriminación no.

En recientes declaraciones te manifestaste contrario a la discriminación del «pase verde», incluso hablaste de inquisición.

La pregunta es la siguiente, ¿dónde está el límite ético cuando se expone el estatus sanitario de una persona públicamente? ¿Está bien publicar con nombre y apellido quién es positivo a un análisis de sida? ¿O quién tiene un ano contra natura? ¿Cuál es el límite? Creo que como sociedad debemos reflexionar.

Si de verdad queremos brindar ambientes seguros, ¿podemos admitir el derecho de admisión si se hace por glicemia o presión arterial por ejemplo? Cualquiera de las dos condiciones son propensas a ocupar una cama en un CTI…

Creo que es bueno mantener criterios en las líneas de razonamiento. Si necesitamos un donante de sangre, ¿le vamos a exigir la vacunación? ¿Va a poder votar solamente la persona vacunada?
Si lo que me interesa es evitar el ingreso de personas potencialmente peligrosas desde el punto de vista sanitario, la exigencia de la vacunación no parece lógico.

Es paradójico que las persona inmunizadas tengan miedo de las no inmunizadas, en cualquier enfermedad infecciosa es exactamente al revés.

Quien está al frente del MSP es un hombre de tu partido. ¿Tuviste en contacto con él sobre este tema en particular?

No. Sí lo he hablado en varias oportunidades con las autoridades de mi partido, conocen mi posición la cual he argumentado y defendido.

Se está dando algo increíble, por poner un ejemplo, que personas sanas sin vacunar no puedan ver a Uruguay por las Eliminatorias y sin embargo una persona que tiene tuberculosis o zika sí puede concurrir al estadio. ¿Qué pensás al respecto?

Se están dando muchas cosas increíbles. Es muy ingenuo pensar hoy en día en la ciencia divorciada del negocio.

¿Qué opinás sobre el «cosentimiento informado»?

Es la norma jurídica garantizadora de la libertad del paciente, es un derecho humano.

Muchas personas contrarias a la actual vacunación no están teniendo espacios en medios públicos y privados para exponer su visión. Más allá de estar de acuerdo con ellos o no, ¿acaso no existe discriminación de una minoría que piensa diferente?

Es a lo que nos oponemos, la humanidad avanza en la confrontación de ideas, en el debate de altura. La información de calidad no es fácil de obtener pero no podemos imponer ideas acallando voces. El debate contribuye a la transparencia, en todos los ámbitos.

Han aumentado los números de suicidio por ejemplo. Cada 11 horas un uruguayo se quita la vida. ¿Cómo podría afectar el «pase verde» en ese sentido? Más allá del covid, ¿qué políticas públicas hay que mejorar para elevar la salud de los uruguayos?

La pirámide de Maslow actúa en la vida de cada ser humano como una lista de objetivos a cumplir, en donde el hombre buscará la manera de satisfacer a cada uno de ellos para sentirse pleno y motivado en su vida.

Si observamos la pirámide, tan utilizada para facilitar el establecimiento de mecanismos de motivación de las personas, la manera de acceder a los peldaños más elevados, que constituyen  las necesidades de reconocimiento, confianza y respeto, así como a la creatividad, espontaneidad y solución de problemas, se necesita imperiosamente transitar por el peldaño de las necesidades de filiación o pertenencia que implica las relaciones sociales, aspecto que hoy está seriamente limitado, habida cuenta de los dos mundos paralelos que se han comenzado a crear según se esté o no vacunado.

Creo que no somos realmente conscientes de lo que esto puede significar en el comportamiento de un ser humano.

El hombre tiene espíritu gregario. Segregar implica afectación de la autoestima y eso puede ser nefasto. Hoy lo fundamental es que entendamos que no existen barreras geográficas que nos pongan a salvo de nada, estamos todos en el mismo barco.

Lo primero es mejorar la relación con el paciente, aunque desde el punto de vista médico quede poco por hacer, desde el punto de vista humano no hay límites.

Estaría satisfecho conque un ciudadano del interior profundo contara con los mismos recursos que un ciudadano de la metrópolis.

Trabajar en prevención apuntando a la mejorar la calidad de vida mediante el ejercicio y la alimentación sana, bajar los niveles de estrés, contactarnos más con la naturaleza y dejar de competir desde que amanece.

Agradecemos al diputado Rafael Menéndez por su tiempo y sus palabras!



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *