EL KORONABIRUS DE LA COMUNICACIÓN

EL KORONABIRUS DE LA COMUNICACIÓN
El Koronabirus de la Comunicación

La Pandemia provocada por el Covid-19 nos presenta una oportunidad para reflexionar sobre nosotros mismos. Aquí les presentamos una columna de opinión del Ingeniero Luis Gomes de Freitas que nos invita a pensar: El Koronabirus de la Comunicación

En estos días donde prima el auto encierro y el cuidado responsable del otro por parte de uno mismo es cuando tenemos más tiempo para prestar una atención detallada al bombardeo de la comunicación que nos llega en todo momento.

La misma es muy abundante y variada, por lo que hay que extremarse en buscar fuentes confiables, certeras y que nos envíen algo que sea realmente de interés para este momento tan especial que todos estamos viviendo, pero una vez filtrada la información y validada la misma, nuestro deber es tratar de captar el mensaje final que se quiere transmitir, especialmente cuando la misma parte de las autoridades oficiales o de reconocidos periodistas, y ese mensaje debe ser el más claro de todos, no debiendo dar lugar a interpretaciones erróneas.

Concretamente me estoy refiriendo a determinadas frases que después de oírlas 2 o 3 veces pasan a integrar el vocabulario común de la gente que las utiliza a diario sin detenerse a analizar su real significado. Por ejemplo, una de las frases más escuchadas y promovida por los comunicadores es la del tan manido “aislamiento social”.

Tomado estrictamente como tal en términos psiquiátricos, el aislamiento social es una patología donde el individuo rechaza o percibe que es rechazado por sus congéneres, determinando su soledad o exclusión, con todas las consecuencias negativas que eso conlleva, desde la pérdida de los lazos familiares y laborales, retraimiento, hostilidad, abandono, etc.

Obviamente que este no es el mensaje final que pretenden mandar las autoridades a la población, sino que refiere claramente a que no se tenga contacto directo con otras personas si el mismo no es estrictamente necesario, es decir que lo que el mensaje directamente apunta es a priorizar en la comunicación el aislamiento físico, pero el mensaje no es claro al respecto, y, por el contrario, lo que se debe evitar en estos momentos de angustia de la población es precisamente el aislamiento social.

Bajo esta dura realidad que vivimos a diario es cuando debemos estar todos correctamente informados, en comunicación directa con nuestros seres queridos y con nuestras amistades, sabiendo de primera mano cómo están pasando ellos y contándoles cómo estamos pasando nosotros, conociendo cuáles son las acciones que se pueden hacer y cuáles no, percibiendo claramente lo delicado de la situación actual.

En estos momentos lo que debe primar es la tranquilidad del bienestar público y debe existir una correcta información de las medidas a tomar por parte de los pobladores, y eso se logra con una insistente y directa comunicación a toda la sociedad en su conjunto, todo lo contrario a lo que puede considerarse un “aislamiento social”.

Y de hecho es lo que está ocurriendo en el día a día de los uruguayos, los informativos centrales de los canales de TV baten récords de audiencia, la empresa pública de comunicación regala gigas para que no dejes de estar comunicado e informado, toda la población espera ansiosamente la comunicación oficial con los datos diarios de la evolución de la pandemia, las redes sociales explotan, se promovió el teletrabajo y las teleconferencias a niveles que nunca imaginamos antes del 13 de marzo, es decir que el vínculo social está más activo que nunca, casi nada de lo que pasa en el Uruguay y en el mundo nos es ajeno, no existe “aislamiento social”, todo lo contrario, estamos muy vinculados y está perfecto que así sea, lo que debe existir es el aislamiento físico, porque esa es la forma de cuidarnos todos y de mantenernos sanos. Paradójicamente, estamos muy unidos y comunicados a la distancia.

Por eso consideramos que quizás el mensaje correcto a la población debería ir por el lado de “no es necesario que te juntes, porque aislado no estas”, y no estaría nada mal tener a mano algún tapaboca para alcanzarle a esos comunicadores que insisten en repetir lo del aislamiento social, sin manejar correctamente la definición básica de su concepto.

Luis Gomes de Freitas.

Tal vez te puedan interesar otras columnas de opinión sobre el tema Coronavirus:

Opiniones anteriores del autor:

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

2 Responses

  1. Mirta Gomes de Freitas dice:

    Comparto totalmente. Los vinculos afectivos siguen existiendo y aun mas al preocuparnos por los otros en su salud. Solo se trata de mantener distancia fisica y abundar en higiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons