El Prócer Lustrado

El Prócer Lustrado
El Prócer Lustrado

Mientras el mundo entero tiene el foco puesto en la pandemia, nuestra colaboradora Bonnie realizó una nota preciosa sobre un personaje emblemático de la Plaza Independencia. El Prócer Lustrado

Qué es un Prócer sino una persona destacada por sus virtudes, de fuertes ideales, de relevancia pública y notable bagaje cultural, recordado por la historia en virtud de una vida de lucha, entrega y valentía. José Gervasio Artigas es el máximo Prócer de la historia uruguaya y descansa bajo el suelo que lo bautizó y que conforma nuestro patrimonio cultural: la ciudad amurallada, la Ciudad Vieja.

A los pies de la Puerta de la Ciudadela, Raúl a sus 82 años lustra zapatos. Es un Prócer que se arrodilla, bajo la mirada atenta de hombres trajeados. Medio sentado, medio en cuclillas, les rinde homenaje. José Gervasio desde su pedestal de mármol, erguido e inmaculado, le observa de reojo.

El día en el que Raúl, dueño de “El Prócer Lustrados”, aceptó ser entrevistado por “la cronista”, como me llamó a partir de entonces, era un día como cualquiera en el que me arrimé a observar su arte. En ese momento, un cliente casual, sentado cómodamente en su “trono”, me aclaró “estas cosas no se ven en todos lados, ¿no?” al mismo tiempo que me preguntó si era extranjera. El cliente era un extraño para mí, pero no para El Prócer, como suelen llamarlo al saludarlo. Todos sus clientes tienen nombre y profesión. Hace 14 años que Raúl trabaja como “bolero” y es de los más populares de Montevideo.

Donde los transeúntes de la Plaza Independencia ven un Prócer, yo vi, en mi primer acercamiento, a un hombre de pocas palabras profundamente concentrado en su técnica de lustrado. Una vez aclarado el motivo de mi interés por conocerlo, Raúl me indicó, con la calma de sus años, que estaba dispuesto a conversar y que me esperaba al día siguiente.

Raúl lucha todos los días contra los avatares del tiempo. La erisipela de la pierna que contrajo mientras se ganaba sus pesos en la feria de Barrio Sur y en el Mercado Modelo, no es una limitante para él; el clima sí. El viento característico de la Plaza amurallada, impidió el día pautado al Prócer realizar su trabajo, y nuestro diálogo transcurrió otro día no planificado, conmigo sentada a su lado en tanto anotaba rápidamente datos en un cartón de zapato, proporcionado por él. “No, no hace falta grabar. Tome, anote aquí”.

Dos años después de terminada la Segunda Guerra Mundial, Raúl se trasladó de Minas a lo más alto de Montevideo, el Cerro. Su madre cosía y su padre trabajaba como funcionario público. Pasó cuarenta años de su vida manejando su propio “Negocito” de frutas y verduras, sin haber concluido la secundaria. De peón a patrón. Vivió sin grandes comodidades. “Soy pobre, humilde, estoy orgulloso de lo que hago, trabajo con algo que el resto no tiene: falta alma, corazón”.

Una vez finalizada su jornada y bajo varias capas de ropa, rostro expuesto y manos curtidas, el Minuano acarrea el “trono” protegido por un plástico transparente cual cabina, al Parking próximo a la Plaza. “La silla aguanta 200kg., es una silla chilena, de madera barata, no tan buena como la madera cara. La pintó una amistad mía, Ramón Fernández, pintó la silla y los carteles”.

El acelerar de los pasos apurados que se esfuerzan por demostrar puntualidad, en rutinaria convivencia con la fluidez propia del extranjero en situación de turista, le dan a la Plaza Independencia aires de curiosidad. “Podría haber ido a la Plaza de los 33, es una zona comercial y allá la gente se lustra, pero este lugar es hermoso”.

No es extraño que personas de todo el mundo se sientan atraídas a observar la ardua tarea de sacarle brillo a los zapatos de cuero y peinar la gamuza, al sonido de sus tres “gloriosos” cepillos del barrio Cerrito, del betún en spry y de la pomada “Rin Tin Tin”. Raúl es casi el Flautista de Hamelín.

Su carrera como lustrador comenzó con Manolo, uno de sus tantos amigos. “Lustre bien que algún día se va a acordar de mi”. Barría y lustraba en una zapatería. Una vez ilustrado en diversidad de productos, marcas y técnicas, ya jubilado, soltero y con una hija adulta e independiente, el “bolero” reparte su arte y lleva su mensaje a diversidad de clientes: “Buscale un tono distinto a tu persona” le dijo a Noemí, una chilena que le pidió le lustrara unas botas caras, de dudosa procedencia.

Mi encuentro con Raúl fue espontáneo, al igual que el encuentro que tuvo con el ex-futbolista y delantero chileno Leonel Sánchez, el “campeón trajeado”, muchos años atrás. Leonel no le hizo una entrevista.

“Mi amigo Manolo, el gallego, le dijo a Leonel que yo lustraba zapatos en la Plaza Independencia, porque él estaba buscando un lustrador. Cuando vino yo no tenía silla, tenía un cajoncito de feria. Me dijo que en Chile se usaban unas sillas con espejos y ruedas, y me hizo un dibujo. Me dijo: “si no la haces te llevo atado en el avión a Chile y te llevo a vivir a lo de Ramona, una amiga que recibe gente”.

Un Prócer también habla de sus sentimientos. Hablar de Cristina, su única hija, invocó fantasmas. Cristina fue consecuencia de “la copa y de los bailes”, 58 años atrás. “Vino y hubo que aceptarlo. Ella es muy atenta y respetuosa, no me llama papá, pero a sus abuelos por parte de madre sí”, y estas palabras evidenciaron nostalgia. Su transparencia fue imposible de evitar, en especial cuando habló de sus 7 nietos, todos hijos de un mismo padre, dato que según entendió Raúl era necesario aclarar, e imitó a su hija diciendo: “mi marido es muy cariñoso”.

Qué es un Prócer sino alguien como Raúl que tiñe todo lo que toca, de betún los zapatos y de orgullo los encuentros, con un revivir consciente sorprendente y una motivación extremadamente contagiosa. Quien, a sabiendas de que “como al país le va, va esto”, no baja los brazos. Un hombre respetado y alabado, que vive su vida homenajeando a otros, y no tiene nada que envidiarle al más alto jinete de mármol.

Bonnie

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons