El Resto del Mundo Rima, la nueva novela de Carolina Bello

El Resto del Mundo Rima, la nueva novela de Carolina Bello
El Resto del Mundo Rima, la nueva novela de Carolina Bello

El Resto del Mundo Rima de la escritora Carolina Bello despliega una prosa magistral más allá de la historia narrada. Una novela que se disfruta hasta el final simplemente por la musicalidad de sus palabras

Los amigos de la Editorial Penguin Uruguay nos acercaron la última novela de Carolina Bello: El Resto del Mundo Rima, una obra preciosa de la escritora uruguaya.

Para ser honestos este es el primer libro que leemos de Carolina Bello. Sin embargo su obra es intensa y variada:

  • Escrito en la ventanilla (2011).
  • Saturnino (2013).
  • Urquiza (2016).
  • Viejas bravas (coautora, 2017).​
  • Oktubre (2018).​
  • Un monstruo con la voz rota (2020).

Además, en su carrera de escritora existió, según dijo en una entrevista, un antes y un después de recibir en 2016 el premio Gutenberg por su novela Urquiza, entregado por la Unión Europea.

Allí se abrieron puertas nuevas para la uruguaya nacida en el barrio Buceo en 1983 y quien, además, es técnica en comunicación social, con un postgrado en crítica de arte; cursando también la Licenciatura en Letras en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

El Resto del Mundo Rima

Más allá de no haber leído el resto de sus novelas -y por lo tanto carecemos de puntos de comparación-, este libro fluye en una armonía deliciosa a los ojos del lector. La historia, por momentos, es secundaria.

El punto más alto de esta novela es su prosa. Carolina Bello tiene el don de cautivar con su palabra, algo que no muchos autores logran sin una buena historia.

Las palabras se desdoblan en una armonía casi perfecta (salvo en algún pasaje de algún capítulo) y despiertan en quienes leemos un trajinar cubierto de perfección sonora. Carolina Bello concreta en cada párrafo un camino musical que roza la poesía. Nos provee una estética que conmueve los sentidos desde la primera palabra.

Quizá la historia no sea muy seductora y por momentos, fundamentalmente en los capítulos 22 y 23, parece difuminarse en paralelo a algo más y que podría generar una sensación de inconcluso para el lector desprevenido. Allí la historia parece caer en un pozo o al menos quedar suspendida del relato, pero no la prosa. La prosa no pierde jamás su intensidad ni su perfecta fluidez sonora. El vocabulario utilizado por Bello posee un ritmo que encanta al lector y el cual enriquece cada vez más a los personajes.

Por momentos juega con el erotismo y la sexualidad, no al estilo bruto o exagerado que leemos en Historia de un Trabajador Sexual, sino que marca en el relato planos íntimos de los personas que desnudan su timidez más profunda. Quizá la autora refleje en esta obra preciosa su propia timidez (pregunta para una entrevista obviamente), colocándola en una entramado de palabras que de principio a fin se exponen en un concierto desesperado de un mundo interior que busca salir.

Más allá de esa conjetura, «la palabra cura y perdona» y en esa dimensión toda obra es reflejo de nosotros mismos. Así tenemos personajes en esta novela que cobran sentido en lo que Jung denominó Arquetipo de la Sombra, tramos escondidos que emergen una y otra vez sin capacidad de resistencia: «La piel, pálida, hasta parece recobrar su antiguo vigor, producto de la sangre que irrigó hacia la cabeza durante el proceso de lavado y enjuague. Se despide de Julia. Al día siguiente, regresaría al cuarto de Andrés Lavriaga«, siendo otra, manifestando su propia oscuridad que se mueve con mayor vigor y con sangre renovada al ver la luz.

Así la autora plasma un recorrido que va de adentro hacia afuera y no al revés, despierta en sí misma un trayecto consonante con lo que vive y con lo que la realidad le devuelve.

En ese sentido, El Resto del Mundo Rima, es una novela sin contrapesos, de extraordinaria proporción interior.

Muy recomendable!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *