La inseguridad que nos gobierna

Inseguridad que nos gobierna

Inseguridad que nos gobierna

 

En los últimos tiempos la inseguridad se ha convertido en un fenómeno que preocupa a toda la población. Los valores se han perdido, sobre todo aquellos donde el respeto por el otro primaba sobre cualquier otra cosa; el valor por la vida era primordial e intentar ganarse la aceptación social por medio de buenas acciones era el móvil de la mayoría de la gente.

 

 

Desde hace años ya, que la delincuencia viene venciendo una batalla que tal vez los gobiernos de turno o no quisieron dar o no supieron hacerlo.

La pregunta que nos surge es ¿cuándo comenzó todo esto? Ante reiterados y terribles actos vandálicos, éstos han sido motivo de cuestiones políticas. ¿Qué mejor cosa que tirarle encima a un gobierno que el crecimiento de la delincuencia? Sin ser un experto en sociología se puede decir que el deterioro de una sociedad no se da en un día, ni en un año, ni en diez, ni en unos cuantos más.

Cierto es que el actual gobierno no ha podido combatir la delincuencia (fenómeno que crece mundialmente) pero ¿alguno de los gobiernos post dictadura lo pudo hacer?

La dictadura sumergió al país en una ruina económica que los gobiernos que la sucedieron acentuaron con su política neoliberal. Eso hizo que la industria del país casi desapareciera, que disminuyera el trabajo, que bajaran los salarios y que la miseria económica alcanzara a gran parte de la población. Junto a esto se dio una gran caída en los valores que toda sociedad que se precie de tal debe tener. Desde hace años muchos niños nacen y crecen en la peor de las miserias, sufren violencia de todo tipo tanto en sus hogares como en las calles. Crecen odiando, odiando a una sociedad que los condena a sufrir. Crecen aprendiendo que si desean algo se lo deben quitar a quien lo tiene, sin importar si para ello deben atacar al otro, herirlo o matarlo.

Luego de la dictadura todos los partidos fueron gobierno y ninguno logró combatir estos hechos. Hoy en día cuando la población se aterroriza ante hechos de sangre, cuando se pierden vidas, algunos dan excusas y otros echan culpas buscando un rédito político. Todos han sido gobierno, por tanto ninguno puede hacerse a un lado dejando pasar el problema y diciendo “Qué horrible” lo que pasa. Todos son responsables, todos colaboraron para que hoy tengamos lo que tenemos. La oposición culpa al gobierno, como si la delincuencia se hubiera instalado en el país a partir del 1° de marzo de 2005. Pero tampoco este gobierno ha dado en la tecla. ¿No será hora de dejar de hablar, de dar excusas, de horrorizarse por el monstruo que ellos mismos crearon y ponerse a buscar una solución al problema? Porque este no es un problema del gobierno, es un problema de todos, que no se soluciona con una medida. Recordemos que un candidato propuso bajar la edad de imputabilidad. Como si con eso se solucionara algo. Hoy roban y matan adolescentes, ¿hasta dónde bajar la edad?

Curiosamente ese candidato es el hijo de un presidente constitucional que dio un golpe de estado y prosiguió gobernando con los militares. Período en el que se asesinó, se torturó y se violó reiteradamente los derechos humanos.

Una última reflexión, ¿quienes critican al gobierno por este tema? Los partidos de la oposición, son aquellos que hace treinta años redactaron y votaron una ley donde se impedía juzgar a los asesinos y torturadores de la dictadura militar que tantas familias destrozó. Cómplices de aquellos atropellos, hoy alzan sus voces por un problema que sus políticas, apuntadas a enriquecer a una clase social, condujeron a la sociedad a lo que es hoy en día.

Todos son responsables, que nadie se saque la parte de culpa que le corresponde. Este no es un tema político, es un tema social que comenzó con la dictadura militar, siguió con los gobiernos neo liberales que siguieron la política económica y social de ésta y que hoy tiene a un gobierno que no ha sabido encarar el problema.

 

Por Fernando Abate

 

 

Compartí la información
0

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons