Masones Libertadores de América: quiénes fueron?

Masones Libertadores de América: quiénes fueron?
Masones Libertadores de América: quiénes fueron?

Quiénes fueron los Masones Libertadores de América? En un recorrido país por país de América del Sur empezamos a conocer la influencia de esta logia secreta en nuestro continente. Sus ideas se extendieron como ráfagas en la lucha por la independencia ante España

Quiénes fueron los Masones Libertadores de América parece ser una pregunta, para algunos, ingenua. Sin embargo comprender la influencia de esta logia secreta en el continente es también tener presente el rumbo que se pretendió tomar en la lucha revolucionaria y, además, -aunque no lo vamos a tratar aquí- el influjo que se desencadenó en la figura de Artigas.

Debido a que algunos de nuestros lectores nos han solicitado continuar desarrollando el tema de la masonería, intentaremos en este artículo explicar brevemente la incidencia de esta logia en los países de América del Sur con el objetivo de dejar un antecedente para nuevos temas vinculados a los masones y, principalmente, a su presencia en Uruguay.

Así como no se puede explicar la Reforma Vareliana sin entender el pensamiento masón de esa época -como vimos en el artículo anterior sobre el tema-, tampoco se puede dimensionar enteramente la independencia hispanoamericana sin la incidencia de esta hermandad secreta.

Cuando hablamos de Historia de la Masonería tenemos que marcar dos períodos muy diferentes. Por un lado tenemos la denominada masonería operativa, que algunos señalan que sus raíces llegarían al antiguo Egipto. Lo que sí podemos decir es que tuvo una fuerte presencia en las construcciones medievales tanto de las iglesias barrocas como góticas. Los masones operativos, que eran contratados por la propia Iglesia Católica, más allá de ritos y enseñanzas, se dedicaban a la construcción. Recordemos que masón significa albañil. Además, y esto es muy importante, la logia estaba conformada por constructores y no podían pertenecer a ella personas de otras profesiones.

La masonería estuvo presente en la construcción de iglesias y catedrales (estructura con el ojo que todo lo ve en la cúspide)

Es en el segundo período, el denominado masonería simbólica o francmasonería, donde se comienza a generar una apertura hacia mediados del siglo XVII. De hecho ingresan a esta logia personalidades de diferentes condición, tanto social como profesional. Podíamos ver integrantes burgueses, nobles como también carpinteros, médicos, artesanos. Una de sus principales características era la influencia del cristianismo.

Para muchos autores la masonería fue la continuidad de las enseñanzas y creencias de Los Templarios, y así existe infinidad de evidencia en ese sentido.

Señalamos lo del cristianismo porque los vínculos entre masones e Iglesia Católica se rompen en el siglo XIX, no antes -aunque tengamos en consideración que los masones y Los Templarios consideraban que la Iglesia se había apartado del mensaje de Jesús y no lo representaba-.

Los masones o francmasones creen en la existencia de un ordenador universal al que llaman Gran Arquitecto, o lo que otros denominan Dios. Por eso tienen una importante apertura a distintas creencias, siempre y cuando se acepte la existencia de un creador, como explicamos brevemente en el artículo sobre el Castillo de Pittamiglio y el Santo Grial.

El gran objetivo de esta hermandad es conectar con ese Gran Arquitecto, unificando cielo y tierra o, mejor dicho, espíritu y materia (eso representa la escuadra y el compás).

En la medida que uno avanza en los grados (33 es el máximo en algunas logias) más cerca se está de conectar con el Gran Arquitecto.

El pensamiento masón se fue extendiendo a lo largo de Europa y en la medida que continuaba la emigración a América, nuestro continente no eludió la enseñanza de esta hermandad.

La masonería penetró en las capas altas de los criollos, que, inspirados por lo que sucedió en Estados Unidos (un tercio de los firmantes de la declaratoria de la independencia eran masones), como en la Revolución Francesa, reclamaban por libertad en todas las colonias. Libertad personal, sí, pero también la libertad de comercio (clave para entender la independencia).

Quiénes fueron los Masones Libertadores de América?

Cuando uno va rumbo al Aeropuerto de Carrasco desde Montevideo y circula por Avenida de las Américas ve los monumentos a cada uno de los libertadores del continente (aunque muchos han sido vandalizados). Lo que uno no se percata es que gran parte de ellos fueron masones.

Veamos una breve síntesis de algunos países América y su presencia masónica.

Masonería en Argentina:

La primera logia que se tiene constancia fue La Independencia (nombre casual sin dudas), formada en un inicio por personas de nacionalidad francesa, pero ya en el siglo XVIII existían varios masones en el territorio. San Martín fue iniciado en la hermandad en España y al regresar a Buenos Aires formó la Logia Lautaro, supeditada por los Caballeros Racionales, que se extendió de Buenos Aires a Montevideo y Valparaíso (1812-1820), integrada además por Alvear y Zapiola, entre otros.

Más adentrado el siglo XIX y con la influencia de Mitre y Sarmiento llegaron a formarse 16 logias, todas en Buenos Aires menos la denominada Luz del Sur.

Masonería en Brasil:

En Brasil la masonería llegó primero a Río de Janeiro, formándose la logia Virtude en 1801. En un principio los masones eran perseguidos con cierta fiereza hasta la llegada de Pedro I en 1821, quien fuera responsable directo la separación de Brasil y Portugal creando un estado independiente.

Masonería en Chile:

En 1827 se conformó la Logia Filantropía Chilena liderada por Blanco Escalada. Pero antes San Martín había fundado una logia en suelo trasandino dependiente de la Lautaro y donde estuvieron presentes de la Barra y, por supuesto, O’ Higgins, los dos protagonistas claves en la independencia chilena.

Masonería en Colombia, Ecuador y Venezuela:

Francisco de Miranda es considerado el Precursor de la Emancipación Americana contra el Imperio español, ubicado geográficamente en lo que sería el virreinato de Nueva Granada y lo que luego se llamó la Gran Colombia. Exiliado en Londres creó la Gran Logia Regional Americana, a la que pertenecieron, claramente, Simón Bolívar y San Martín, quienes extendieron el pensamiento masónico por todo el continente.

Bolívar integraba desde 1805 la Logia de San Alejandro de Escocia, influenciada por la Logia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado de París. Curiosamente años después, en una actitud dubitativa, prohibió las logias masónicas en 1828 ya que, según se puede interpretar, dinamitaban su sueño latinoamericanista por uno nacionalista.

En el caso de Ecuador el Mariscal Sucre tenía fuerte influencia masónica. Recordemos que Ecuador formó parte de la Gran Colombia hasta 1830, donde el proyecto bolivariano se rompe y surgen territorios fraccionados: Colombia, Ecuador, Venezuela.

Masonería en Bolivia y Perú:

Perú, o mejor dicho, Lima, era un enclave españolista por excelencia. Sin embargo la presencia masona comenzó ya antes del proceso de independencia. De todos modos fue en 1822 donde seguidores de San Martín fundaron una logia denominada Orden y Libertad.

El general Antonio Valero fundó entre 1825 y 1829 varias logias peruanas asistidas por la logia Gran Oriente de Nueva Granada.

Fue en Perú donde los masones sufrieron más. Las dictaduras conservadoras desde 1833 ponían en jaque a las logias masónicas una y otra vez.

En Bolivia la masonería estaba en la esfera de influencia de los grandes libertadores como San Martín y Simón Bolívar, como era de esperar. Tras la independencia las primeras logias creada en Bolivia fueron del Rito de York, dependiente de la Gran Logia del Perú.

Masonería en Paraguay:

Los masones en Paraguay tardaron mucho en organizarse. Sí habían masones previo a la independencia pero no hay registros de creación de logias.

Habría que esperar hasta la Guerra de la Triple Alianza para ver creadas logias propiamente paraguayas, como Fe, Esperanza y Caridad en Humaitá, con la asistencia del Gran Oriente de Brasil.

Por otra parte en Asunción se forman bajo la influencia de la masonería uruguaya las logias que siguen existiendo hasta el día de hoy: Autora del Paraguay Número 1, Sol Naciente Número 2 y Federico el Grande Número 3, que integran la Gran Logia Simbólica del Paraguay.

Masonería en Uruguay:

Ya nos hemos referido en otros artículos a los masones en Uruguay. La influencia de la masonería, por más de que no luchara por Uruguay (sí por la Liga Federal), fue notoria en Artigas. No estamos diciendo que Artigas integraba la logia -aunque para Luis Lagomarsino sí lo fue-.

El pensamiento liberal masón hizo huella en la prédica artiguista y basta con leer algunos tramos de las Instrucciones del Año XIII para confirmarlo.

Tras la derrota de Artigas es evidente que los llamados «Caballeros Orientales», que luego fueron 33 (grado más alto para los masones) estaban inspirados por las enseñanzas y creencias de esta hermandad.

Previo a la independencia se había formado una logia denominada Hijos del Nuevo Mundo, con presencia francesa, al igual que en el resto del continente. Vale aclarar que durante la ocupación luso-brasileña hubo un importante contingente de la clase alta montevideana que se integró a la masonería.

De hecho los masones se enfrentaron: unos a favor de mantenerse ligados a Brasil y, por supuesto, quienes deseaban la integración a las Provincias Unidas (los 33 Orientales).

Luego de jurada la Constitución, vemos la existencia de una logia con el nombre Logia Asilo de la Virtud, asistida por la Gran Logia de Pensilvania.

Cien años después, en 1930, se funda la Gran Logia Simbólica y en 1935, la más importante del país: La Gran Logia de la Masonería en Uruguay, la cual se ubica detrás de La Española.

A modo de cierre

La respuesta a la pregunta Quiénes fueron los Masones Libertadores de América es bastante obvia. Su presencia, aunque para el público en general resulta desconocida y poco hablada en el sistema educativo, resultó preeminente para la independencia del continente.

Su organización no solo proveyó de una esquema ideológico liberal a la revolución, sino también de recursos logísticos y fondos que resultaron claves para alcanzar la independencia.

La masonería, al igual que en Estados Unidos, fue vital para la independencia de toda América Latina.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *