Miguel Hines: el hijo del rey de Inglaterra que vivió en Uruguay y fue asesinado en Colonia del Sacramento

Miguel Hines: el hijo del rey de Inglaterra que vivió en Uruguay y fue asesinado en Colonia del Sacramento
Jorge IV: controvertido rey de Inglaterra, padre de Miguel Hines

Hay historias curiosas que muchas veces desconocemos. Hoy nos gustaría compartir con nuestros lectores una de ellas. Miguel Hines: el hijo del rey de Inglaterra que vivió en Uruguay y fue asesinado en Colonia del Sacramento supuestamente por partidarios de Oribe y cuya descendencia llegaría hasta Pedro Bordaberry

Parece una historia de película de fantasía, pero no lo es. Hay evidencia suficiente para suponer que en nuestro país existe sangre real inglesa debido a la llegada de Miguel Hines, primo hermano de la reina Victoria, hijo natural del rey Jorge IV, y quien arribara al Río de la Plata en las invasiones de 1807 y luego se radicara en Colonia de Sacramento hasta su asesinato en 1843.

En 1820 Artigas es definitivamente derrotado por los portugueses, los «porteños» y los caudillos que antes lo apoyaban a morir, como el propio Rivera en estas tierras o Franciso Ramírez de Entre Ríos o Estanislao López de Santa Fe. Lo que todavía no sabía Artigas es que en ese mismo año, mientras derramaba su derrota camino a Paraguay, un nuevo rey toma la corona en Inglaterra: Jorge IV.

El rey Jorge IV, quien gobernó solamente por 10 años, tenía fama de «mujeriego» en la corte inglesa y además había recibido el rechazo de su padre por casarse en secreto con una mujer católica: María Ana Fitzherbert. Vale aclarar que en ese momento cualquier heredero al trono que contrajese matrimonio con una mujer católica perdía la potestad de su derecho sucesorio y por lo tanto el casamiento no se hizo público, aunque el rumor corría en todos los caminos de Gran Bretaña.

Por lo tanto, para acceder al trono, Jorge necesitaba casarse con una princesa de sangre real y llegó a un acuerdo con su prima, Carolina de Brunswick-Wolfenbüttel. El matrimonio, totalmente arreglado, no funcionó muy bien, aunque de él nació una heredera al trono, la princesa Carlota Augusta, quien muriera años después dando a luz.

En el medio de ello, a Jorge, Príncipe de Gales, se le conocían varias amantes. Una de ellas, Virginia Thompson, hija de un destacadísimo abogado de Londres. A Virginia la conoció antes del matrimonio con su prima y se dice que le juró desear casarse con ella. A los dos meses Virginia se da cuenta que está embarazada y se lo hace saber a Jorge, quien con excusas no mantiene su palabra del matrimonio.

A raíz de esa situación Virginia decide tener a su hijo en Dublín, Irlanda, en la casa de su amiga Mary Hines. Así, el 4 de mayo de 1790 nace Michel Hines, luego conocido como Miguel.

Virginia, con la intención de protegerlo de las intrigas de la corte, decide ocultarle la verdad a su hijo y le solicita a su amiga que se haga cargo de él mientras buscaba la forma de que Jorge IV asumiera la paternidad. Con el correr del tiempo Virginia se enferma de gravedad y fallece. Pero antes le hizo jurar a su amiga que cuando Miguel tuviera 18 años le contara toda la verdad.

Miguel se enteró de todo antes de cumplir los 18 años, debido a que su madre adoptiva estaba muriendo y decidió narrarle los acontecimientos que conocía acerca de sus padres antes de tiempo.

Miguel consigue una audiencia con su padre, quien lo recibe en la biblioteca de Carlton House. Esta experiencia fue una verdadera desilusión para Miguel quien toma una determinación radical.

Invasiones Inglesas al Río de la Plata. Con las tropas de Gran Bretaña llegaba Miguel Hines
Invasiones Inglesas al Río de la Plata. Con las tropas de Gran Bretaña llegaba Miguel Hines

El 12 de noviembre de 1806 Miguel Hines se une al Regimiento 88 al mando del general Craufurd, quien, junto a más de 4 mil soldados, se embarcaban en la fragata Nereida y en los navíos Captain, Spencer, Garyes y Theseus para continuar con las invasiones inglesas a América, aprovechando que Inglaterra se encontraba en guerra con España y su aliada Francia.

El objetivo militar era unirse a las tropas del general Beresford, las cuales habían tomado Buenos Aires con éxito. Lo que no se sabía al momento de embarcar es que la capital del virreinato había sido recuperada por fuerzas provenientes de Montevideo al mando de Liniers.

De todos modos, otra expedición británica llegó el 5 de enero de 1807 a Maldonado bajo las órdenes del general Auchmuty, con 4.300 hombres. Maldonado contaba con un pequeño ejército de 250 hombres y no logró resistir. Nueve días más tarde, los barcos de Inglaterra bloqueaban a Montevideo, la cual fue tomada el 3 de febrero tras una lucha encarnizada donde fallecieron 500 combatientes de ambos bandos.

Mientras eso ocurría Miguel Hines continuaba embarcado rumbo al Río de la Plata. Los barcos que lo transportaban llegarían para invadir por segunda vez a Buenos Aires. Eso ocurrió en el mes de junio de 1807 y el enfrentamiento se extendió por varios días.

La lucha fue sin cuartel, cada casa de Buenos Aires (salvo la de algunos comerciantes), se preparó para recibir a los invasores con todo el poder de fuego posible. No le darían tregua a los ingleses hasta su rendición. «Hombres, mujeres e incluso niños se asomaban a los techos para lanzar sus proyectiles y sus recipientes de aceite hirviendo», secundados por los esclavos negros armados con las bayonetas quitadas a los muertos ingleses.

Uno de ellos «le hundió su bayoneta en el muslo» a Miguel y lo dejó herido de gravedad. Como pudo intentó llegar a la escalinata de una iglesia, perdiendo el conocimiento en el lugar.

Cuando abrió los ojos se encontró en una cama dentro de la casa del matrimonio Terrada, comerciantes y estancieros de Buenos Aires que lo trataron con mucha amabilidad. Miguel les hacía recordar a su hijo fallecido y con el tiempo él los trató como si fueran sus padres.

El hijo del rey de Inglaterra se radicó en Buenos Aires y atendió los negocios del matrimonio Terrada.

Almirante Brown, amigo y luego socio de Miguel Hines
Almirante Brown, amigo y luego socio de Miguel Hines

En ese entonces cultivó amistad con otro inglés: Guillermo Brown, considerado hoy el padre de la armada argentina y quien fuera determinante en la expulsión de los españoles de Montevideo y del territorio oriental, logrando una victoria trascendente en las costas frente al Puerto del Buceo, muy próximas a Malvín, siendo clave para que las tropas artiguistas ingresaran a la ciudad.

El Almirante Brown tenía intereses particulares en estos territorios ya que poseía varias hectáreas de tierra próximas a Colonia de Sacramento. Pretendía desarrollar en ellas la producción de ganado ovino, entre otras actividades, y por ese motivo le propuso a Miguel Hines que fuera su socio en el establecimiento «Los Galpones».

Al principio el hijo del rey de Inglaterra no aceptó la oferta, ya que se encontraba muy a gusto en una explotación ganadera de la familia Terrada cerca de Buenos Aires. Pero un día, un malón de indios pampas, destrozó el establecimiento y dejó sin vida a todos los afectos del «gringo», como le conocían.

Ese triste momento en su vida lo llevó a tomar la decisión de aceptar la propuesta del Almirante Brown.

Miguel Hines se instala en Colonia de Sacramento como socio del Almirante Brown
Miguel Hines se instala en Colonia de Sacramento como socio del Almirante Brown

En 1816 Miguel Hines se radica en Colonia del Sacramento, en medio de las luchas entre Artigas y Buenos Aires y entre Artigas y los portugueses comandados por el general Carlos Federico Lecor. 12 mil portugueses invadieron el territorio defendido por 6 mil orientales bajo la conducción de Artigas.

Artigas no logró hacer frente a tal desigualdad de fuerzas, sumadas además a los caudillos de las provincias cercanas como Entre Ríos y Santa Fe, quienes lentamente se fueron volcando a las negociaciones con Buenos Aires, dejando a un costado sus alianzas con el «Jefe de los Orientales». Pero no fue el único golpe que tronó en el corazón de Artigas. Alguno de sus caudillos más importantes de la Provincia Oriental también le dieron la espalda, como Fructuoso Rivera que se unió a los portugueses.

En 1820 Artigas es derrotado y lentamente se acerca al Paraguay. En ese mismo año Jorge IV, padre de Miguel Hines, es coronado rey de Inglaterra.

Miguel se había enamorado de una mujer criolla de la alta cuna de Colonia de Sacramento: María González.

Con el tiempo contraen matrimonio y tienen hijos. Uno de ellos fue Miguel Hines, quien nació ciego y se convirtió, a pesar de ello, en un músico formidable de este territorio.

Jorge IV solo tenía como heredera a su hija, la princesa Carlota, la cual falleció de parto dando a luz un hijo muerto. Hacia 1830 cuando el rey enfermó de gravedad y no contaba con herederos, un grupo de ingleses de la alta sociedad intentó convencer a Miguel para volver a su país y ocupar el trono.

Como es evidente Miguel no aceptó y algunos se preguntan qué dinastía ocuparía hoy el Palacio de Buckingham en caso de que hubiera dado el sí en ese momento.

Las luchas entre Oribe y Rivera afectaron a Miguel
Las luchas entre Oribe y Rivera afectaron a Miguel Hines

Con la existencia de Uruguay a partir de 1830, Miguel Hines pasó a ser ciudadano de este país y tenía, además, una inclinación hacia la figura de Fructuoso Rivera, enfrentado claramente a Manuel Oribe.

Esto no es un dato menor. En la otra orilla del Río de la Plata había un enfrentamiento durísimo entre los unitarios de Lavalle y los federales de Rosas. En nuestro país ese enfrentamiento tuvo consecuencias inmediatas: Rivera acogió a los unitarios mientras que Oribe fue un baluarte para Rosas.

Por su inclinación a las ideas de Rivera, Miguel Hines comenzó a recibir a figuras unitarias y cuando estalló la Guerra Grande esa situación le generó cierta enemistad de Oribe.

En altas horas de la noche del 19 de agosto de 1843, unos gauchos entraron a la estancia de Miguel Hines, quien, se dice, buenamente les ofreció un trago. Como respuesta, un cuchillo le atravesó la garganta. Su mujer, María González, con quien había tenido 7 hijos, acusó del asesinato a un secuaz de Oribe y Rosas: Ximénez. Oribe negó la acusación y ordenó capturar a los asesinos. Se dice que fueron fusilados en la plaza principal de Colonia, aunque algunos tienen duda de la veracidad del acontecimiento.

María Josefina Herrán Puig de Bordaberry Arocena -(Descendiente de Norberto Abelino Larravide Hines), junto a ocho de sus nueve hijos, María, Juan, Martin, Pedro, (detrás de Josefina), Santiago, Pablo, Javier y Andrés.
María Josefina Herrán Puig de Bordaberry Arocena -(Descendiente de Norberto Abelino Larravide Hines), junto a ocho de sus nueve hijos, María, Juan, Martin, Pedro, (detrás de Josefina), Santiago, Pablo, Javier y Andrés.

Cuando uno observa la descendencia de Miguel Hines, el hijo del rey de Inglaterra Jorge IV, llega, curiosamente, entre otros, hasta Pedro Bordaberry, quien fuera hasta hace poco senador por el Partido Colorado y en su momento candidato a la presidencia de nuestro país.

Norberto Larravide González de Noriega se casó con María Hines, hija de Miguel.

Curiosamente los Larravide apoyaban abiertamente a Oribe durante la Guerra Grande y su familia estuvo vinculada a los Blancos.

Sin embargo de esa unión, y tras varias uniones matrimoniales, nacerá María Josefina Herrán Puig, quien será la esposa de un colorado, Juan María Bordaberry, presidente de nuestro país elegido en las elecciones de 1971 y quien protagonizara el último Golpe de Estado de nuestro país en 1973.

Los hijos de ese matrimonio, por el lado materno, son descendientes del Miguel Hines, ese inglés hijo natural del rey de Inglaterra quien llegara a nuestras costas en 1807.

Si será curiosa la Historia.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Ramòn Claudio Manancero Estèvez dice:

    HOLA GENTE DEL LINDO BARRIO MALVIN: Gracias por este aporte que incluye a nuestro lugar de nacimiento y donde vivo. Hace tiempo que estaba tratando de saber algo más de lo que se ha dicho aquí, pero con poco de difusión. Aunque supe leer una síntesis escrita en una chapa colocada en pared del Barrio Histórico, titulada Miguel Hines. En ella constaba algo que no aparece en vuestra nota (salvo que quisieron llevarlo a ser Rey) Se leía (dado que hoy la placa está tapada de herrumbre) que, «un día se escucharon cañonazos desde buque ingles, que estaba en el Puerto y que se le asignaron señales alusivas a saludos reales. Se dijo que habían venido a buscarlo para ser Rey, pero que el decidió quedarse en Colonia. Hace ya bastante, en algún lugar de Internet leí que estaría sepultado en Buenos Aires. SALUDOS Y ¡SALUD!

  2. Jorge dice:

    Gracias por el aporte. Parece tal cual un informe de Pescado Rabioso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *