Opinión: El poco apego a la ética y al método científico del ministro Salinas

El poco apego a la ética y al método científico del ministro Salinas
El poco apego a la ética y al método científico del ministro Salinas. Foto: Javier Calvelo

En esta nueva columna de opinión el Profesor Rafael Suárez matiza el discurso del gobierno al contrastar determinadas medidas con la ética y el método científico. Suárez rompe punto por punto el blindaje del secretario de Estado de que todo es transparente y está avalado por la Ciencia. El método científico del ministro Salinas se aleja definitivamente del concepto de Ciencia y desarrolla una hoja de ruta sui generis

Al momento que estoy escribiendo estas líneas el abogado Maximiliano Dentone se encuentra en el juzgado entregando su defensa de la solicitud de amparo ante el Tribunal de Apelaciones. Infinidad de conjeturas se han establecido en estos días desde que el juez Recarey resolvió la suspensión provisoria de la campaña de vacunación a menores.

Más allá de que uno pueda estar de acuerdo o no con la mencionada vacunación como ciudadano resulta imposible mirar hacia el costado ante la desenfrenada marea de atropellos que se vienen sucediendo. El juez Recarey es la presa más deseada de una Caza de Brujas propia de la Inquisición más salvaje. Tanto el gobierno, como la oposición y la prensa han desplegado todas sus herramientas justificando una y otra vez el incumplimiento de la ley por parte del Ministerio de Salud Pública. El argumento más utilizado por todos los «nuevos jueces gubernamentales y mediáticos» es que lo hecho hasta ahora ha sido transparente y avalado por el método científico. Como dije antes, uno no puede permanecer inmóvil ante esta falacia.

Más abajo iremos desgranando punto por punto (8 puntos en total) para establecer que el ministro Salinas no ha actuado con transparencia, se ha alejado del método científico y ha tomado decisiones que, al menos, rozan la barrera de la falta de ética. En un sistema democrático somos los ciudadanos los responsables, desde la acción o la omisión, de que este tipo de situaciones nos erosionen o nos fortalezcan.

El blindaje que intenta promover el gobierno y la prensa sobre la transparencia y las decisiones tomadas a partir del rigor científico son, apelando a un personaje amado por mi hija, como el escudo del Capitán América: de ciencia ficción.

Debate ausente en materia sanitaria

Desde el punto de vista epistemológico Edgar Morin ha sido un referente a nivel mundial. Por algo lo estudié en el programa de primero en la Facultad de Sicología como en el último año de la carrera de profesorado en el IPA.

Para él la Ciencia vive de conflictos y debates, los cuales no son una anomalía. El gobierno y el ministro Salinas pretenden hacernos creer que existe un consenso científico en todo esto. Nada más alejado de la realidad.

Ya hemos publicado en este portal opiniones de premios Nobel y otros científicos que han tenido una mirada discordante con el discurso oficial bombardeado cada día en cada medio de comunicación de cada país de todo el mundo.

Una opinión especializada que ha sido censurada y por lo tanto no difundida

De esta manera miles de uruguayos hemos accedido a una información parcializada e incompleta, ya sea por parte del gobierno como por parte de los diferentes medios de comunicación, salvo excepciones, por supuesto.

En esta columna de opinión pretendo demostrar en 8 puntos (o al menos reflexionar sobre) lo siguiente:

  • Que el ministro Salinas no ha aplicado eficazmente el método científico para llevar a cabo la política sanitaria en nuestro país
  • Que en cuanto al coronavirus ha sido poco transparente y ha tomado decisiones que vulneran la ética médica

Punto número 1: ¿muertes por covid o muertes con covid?

Esta es una de las piedras angulares donde se sostiene el castillo de naipes del Ministerio de Salud Pública. Cuando uno contrasta la información comienza a vislumbrar grietas gigantescas en el relato oficial que hemos absorbido desde marzo del 2020 hasta ahora.

App Coronavirus

Cuando uno ingresa a la app Coronavirus puede advertir que el último informe diario publicado tiene fecha del 17 de abril de este año. En el informe se comunica que el total de fallecidos por coronavirus es de 7.197 personas.

¿Pero si tomamos como eje el método científico podemos decir que ese dato es cierto?

No, ese dato es erróneo.

Un año después de la llegada del coronavirus al país, y luego de que todos los uruguayos habíamos recibido el impacto de una ola de pánico mental tremenda sobre este nuevo virus, el ministro Salinas reconoció públicamente que no es lo mismo morir a causa del covid que morir con covid.

Es decir, como aseguró Manini Ríos en una entrevista que le realizáramos en este mismo portal, «habrá que revisar la lista de fallecidos y establecer cuáles lo fueron realmente por Covid». Eso es lo que indicaría el método científico, al menos si se aplica con el rigor que corresponde. Lo cierto es que en Uruguay hubo fallecidos en accidentes de tránsito cuyo certificado de defunción dice muerte por covid. ¿Dónde quedó el método científico en este caso cuando se mantiene hasta hoy una estadística errónea? Más grave aún, ¿es transparente esta información? Y muchísimo más grave aún y más alejado de lo que indica la Ciencia, ¿es ético desde el punto de vista médico iniciar una campaña de vacunación a personas sanas cuando los datos son erróneos con vacunas desarrolladas en una Fase III de investigación limitada a menos de tres meses y que se encontraban (y encuentran) en los inicios de la Fase IV? ¿Y más si consideramos que el 99.98 % de la población mundial seguía viva tras un año de la «peor pandemia de la historia»?

Datos del 1 de marzo del 2021: 3 fallecidos en el día y 611 acumulados

En el primer día del mes que se inició la campaña de vacunación en Uruguay hubo 3 fallecidos en nuestro país y un acumulado de 611 muertes por covid.

Si consideramos que muchos de los fallecimientos no fueron provocados por el virus podemos afirmar que el número 611 no es real, es decir que el MSP colocó en la misma bolsa los decesos por covid y los decesos con covid. Desde el punto de vista del método científico, ¿por qué no se despejó la estadística? ¿Cuál es el criterio científico para mantener un dato erróneo y tomar decisiones a partir de él?

¿Y desde el punto de vista de la transparencia? ¿Cuándo vamos a saber los uruguayos los reales fallecimientos provocados por el covid? La respuesta es nunca, porque para responder esta interrogante el método científico sugiere la realización de autopsias, las cuales no se llevaron a cabo. ¡Es raro! ¡Estábamos en presencia de un virus nuevo y no se investigó! ¿Eso dice la Ciencia?

Algunos médicos no oficiales han manifestado que las cifras totales de fallecimientos teniendo como única causa al virus podrían reducirse a la mitad. Supongamos que esa hipótesis es cierta. Estamos hablando de que en el primer año de pandemia hubo menos fallecidos por covid que por el virus de la gripe. ¿Se justifica iniciar una campaña de vacunación a la población sana cuando las vacunas todavía están en los inicios de la Fase IV y por lo tanto se desconocen los efectos adversos de mediano y largo plazo? Uno puede entender que en una situación de supuesta emergencia se pudiera inocular a la población de mayor riesgo, ¿pero vacunar a la población sana en base a datos erróneos? No es ni científico, ni transparente ni ético.

Punto número 2: los test PCR

Cuando el virus ingresó a nuestro país las autoridades sanitarias recomendaban realizar test PCR hasta en la sopa. Si eras un contacto de un contacto, con síntomas y sin síntomas. Una marea de cientos de personas comenzaban a conocer los famosos hisopados.

Como vemos en el cuadro de arriba al 1 de marzo del 2021 los test PCR indicaban que casi 60 mil uruguayos habían sido infectados por el virus.

Sin embargo la propia OMS advirtió que se podían ocasionar casos de falsos positivos dependiendo de la cantidad de ciclos aplicados a las muestras.

En el mundo entero se brindaban estadísticas diarias de fallecidos y contagios de covid a partir de los test PCR. En Uruguay los ciclos aplicados por los laboratorios fueron mayores a 35 y eso, según la OMS, puede dar lugar a error. ¿El ministro Salinas y el MSP consideraron este aspecto? Es decir, ¿investigaron si en nuestro país se estaban generando falsos positivos por covid? No lo hicieron. ¿Eso es lo que indicaría el método científico? ¿El no investigar para poder brindar una información más fidedigna es valorar la transparencia? Evidentemente que no.

En nuestro país se escribió un libro cuyo título es Falsos Positivos (Historia de una pandemia en Uruguay), justamente planteando que lo que realmente hubo fue una epidemia de test PCR, más que del propio virus.

¿Si hubo «inflación» en las estadísticas de fallecidos por covid y en la cantidad de contagios debido a errores en los PCR como indicó la propia OMS, podemos sostener que realmente el ministro Salinas tomó la ruta del método científico y la transparencia?

Cuáles son los falsos supuestos del gobierno y de la prensa para cuestionar el fallo de Recarey?
Cuáles son los falsos supuestos del gobierno y de la prensa para cuestionar el fallo de Recarey?

Punto número 3: la ruleta rusa de las reacciones hiperinmunes

El miércoles 28 de abril del 2021 el ministro Salinas manifestó en conferencia de prensa que aquellas personas que contaban con un test PCR positivo debían esperar tres meses para poder vacunarse. El motivo que esgrimió el titular del MSP fue la posibilidad de desarrollar una reacción hiperinmune. Recordemos que este tipo de reacción puede derivar en la muerte del paciente.

El mismo ministro reconoció en esa fecha que las vacunas podrían llegar a provocar un daño tremendo. Ahora bien, ¿cuáles fueron las medidas tomadas para garantizarle a los uruguayos que no desarrollaran reacciones hiperinmunes? ¿Cuál fue el método científico aplicado en ese entonces?

Ninguno. Lo vuelvo a decir, ninguno. ¿Se puede descartar la hipótesis de que hubo fallecimientos por reacciones hiperinmunes? No, no se puede. ¿Se investigó? No.

Pongamos un ejemplo sencillo. ¿Qué sucede si una persona está infectada por el virus sin saberlo (sin síntomas) y está agendado para vacunarse mañana? ¿Qué garantías le ofreció el MSP de no desarrollar una reacción que le provocara la muerte? Ninguna garantía. ¿No ofrecer garantías es parte del método científico y de la transparencia? ¿Es ético? Ya me referiré más abajo acerca de la hipótesis de si hubo fallecidos por las vacunas en Uruguay o no, pero es evidente que a partir de las declaraciones del mismo ministro no se actuó de acuerdo al método científico. ¿Se investigó si en Uruguay hubo fallecidos por reacciones hiperinmunes? No, no se investigó. ¿Se realizaron autopsias para descartar esa hipótesis? Tampoco. Una verdadera ruleta rusa.

Los detalles metódicos fueron obviados por el MSP

Punto número 4: vacunar a personas que ya poseen anticuerpos contra el virus

Justamente vacunar a personas que fueron infectadas por el virus es lo que pudo generar una reacción hiperinmune debido a que a los anticuerpos generados por el propio organismo se suman los de las vacunas y provoca una sobre estimulación. Ahí está la gravedad de vacunar a alguien que ya posee anticuerpos naturales.

Según el investigador uruguayo Gualberto González en una entrevista realizada también el miércoles 28 de abril de 2021 en el programa No Toquen Nada (escuchar la entrevista haciendo clic aquí) la inmunidad natural contra el nuevo coronavirus podría durar años. El científico uruguayo señaló que «estamos viendo que los anticuerpos en la mayoría de los pacientes permanecen en el tiempo aún luego de un año». Un dato curioso que aportó González en la entrevista es que «a los pocos meses habían reportes de que la inmunidad caía rápido y que iba a desaparecer y nosotros vimos que igual se mantenía». Es decir, la Ciencia decía en su momento que la inmunidad natural se caía pero una investigación hecha en Uruguay demostró lo contrario. ¿Tomó en cuenta esta información el ministro Salinas?

Es decir, entendiendo que las vacunas tuvieron 3 meses de Fase III de investigación (cuando en realidad esta fase puede llevar hasta cinco años), considerando que se desconocen los efectos adversos de mediano y largo plazo, y que el inoculado puede desarrollar una reacción hiperinmune, ¿para qué vacunar a las personas que generaron anticuerpos naturales frente al virus con vacunas cuya inmunidad duran menos de 6 meses y las cuales no evitan los contagios? Más que un acto científico, estamos en presencia de un acto de fe ciega.

Desde el punto de vista del método científico se podrían haber realizado test serológicos a los efectos de detectar si la persona ya contaba con anticuerpos naturales. De esta manera se evitaba una posible reacción hiperinmune y se obtenía una inmunidad más prolongada y natural. ¿Se hicieron?

Punto número 5: el abordaje terapéutico

Para el ministro Salinas la única hoja de ruta posible para sortear el covid es la vacunación universal. Es decir vacunar a todas las personas posibles y en ese sentido para él es unánime la opinión científica. Sin embargo eso es falso.

El bioquímico y virólogo Pablo Goldschmidt, que trabaja en Francia, ha declarado en infinidad de oportunidades que uno de los cambios más importantes para frenar el avance del virus fue el abordaje terapéutico. Cuando veíamos la cantidad impactante de fallecidos en Europa tenía mucho que ver con un abordaje terapéutico mal establecido y tardío. Para el virólogo lo que frenó la mortalidad del virus fue la utilización de corticoides y anticoagulantes, ya que con los primeros se contiene la famosa tormenta de citoquinas (inflamación) y con los segundos se evita la posibilidad de generación de trombos por el virus.

Recordemos que, de acuerdo a datos proporcionados por el MSP a partir de un pedido de informes de Fernando Vega, hay que vacunar a 119 de personas para evitar un contagio. ¿Vacunar a 119 personas en lugar de llevar a cabo tratamientos más seguros?

Para eso Goldschmidt recomienda una serie de estudios clínicos para determinar la gravedad del virus y abordarlo preventinamente (como el de dímeros D). Algo parecido recomienda el premio Nobel de Medicina Tasuku Honjo, quien no aconseja la vacuna como tratamiento.

Aquí en Uruguay fue muy difundido el uso de la hidroxicloroquina como abordaje terapéutico para el ex senador Pedro Bordaberry con óptimos resultados. Sin embargo el MSP posteriormente la descartó. ¿Por qué? ¿Desde el punto de vista del método científico se realizaron investigaciones sobre el abordaje terapéutico aplicado? ¿Se recomendaron tratamientos preventivos y estudios para diagnosticar la gravedad previa de la enfermedad? No, no se hicieron. ¿Eso es la Ciencia de nuestro ministerio?

Aquí se puede escuchar una entrevista muy interesante del virólogo Pablo Goldschmidt:

Punto número 6: las vacunas son seguras

El ministro Salinas ha manifestado cada vez que fue consultado sobre el tema que las vacunas son seguras. Sin embargo el MSP, como la Udelar y el GACH, desconocen los efectos adversos de mediano y largo plazo de las vacunas.

Lo mismo ha manifestado el laboratorio Biontech, quien produce la vacuna Pfizer.

Pueden ver el prospecto de la vacuna Pfizer pediátrica haciendo clic aquí

En este prospecto se brinda una pequeña lista de efectos adversos y luego se agrega la siguiente información:

«Estos pueden no ser todos los posibles efectos adversos de la vacuna. Pueden producirse efectos adversos graves e inesperados. Los posibles efectos adversos de la vacuna siguen estudiándose en estudios clínicos«.

Es curioso, en esta misma semana surgió la información de que la vacuna contra el covid está provocando un efecto adverso que se desconocía hasta el momento en las mujeres, más precisamente al 42 % de las vacunadas. Es decir, ¿cómo puede asegurar el ministro Salinas que las vacunas son seguras cuando aparecen efectos adversos nuevos? ¿Qué método científico está aplicando para llegar a dicha conclusión? ¿Es ético que el ministro Salinas garantice que las vacunas son seguras cuando el mismo laboratorio no lo puede afirmar y cuando continuamos en Fase IV? Justamente, como estamos en plena Fase IV se pueden detectar nuevos efectos adversos.

El último efecto adverso detectado: ¿puede Salinas garantizar que no aparecerán más?

Pero lo que resulta más grave aún. El MSP no investiga ni realiza un control exhaustivo de posibles efectos adversos de la vacuna, como tampoco analiza la calidad de las mismas.

En la pregunta 11 planteada por el juez Recarey al ministro Salinas éste responde:

«De acuerdo a lo informado por el Departamento de Medicamentos, no se realizan análisis de vacunas«.

¿Y el método científico?

Vuelvo al mismo concepto, aquí no se está aplicando ciencia, se está llevando a cabo un acto de fe. El ministro Salinas en lugar de confiar en que el MSP realice los análisis que establece la ley confía en la información brindada por el segundo laboratorio más multado (en miles de millones de dólares) en el mundo por operaciones ilegales y alteraciones estadísticas de sus productos.

Curioso método científico de nuestro ministro.

Pfizer el segundo más multado

De hecho en el modelo de pre-venta utilizado en América Latina por la empresa Pfizer se reconoce que las vacunas no pueden ser exitosas. ¿Firmó este documento nuestro gobierno o alguno similar?

Modelo utilizado en Perú

Punto número 7: las vacunas no han provocado fallecimientos en Uruguay

Salinas logró un milagro. En todo el mundo se han producido fallecimientos a raíz del uso de las vacunas menos en Uruguay. Es un dato curioso para aplicar el método científico. ¿Puede sostener Salinas esa hipótesis?

Tratemos de investigar.

De acuerdo a datos proporcionados por el MSP obligado por la Suprema Corte de Justicia a raíz de un pedido de informes del ciudadano Nicolás Souto, podemos saber que el 14 de abril del 2021 una persona de 39 años se vacunó y falleció el mismo día. Lo mismo ocurrió el 6 de abril con una persona de 62 años, el 24 de marzo con una persona de 64 años, el 22 de marzo con una persona de 62 años y así podríamos seguir ampliando la lista.

Pero no solo tenemos que referirnos a personas que fallecieron el mismo día que se vacunaron. El 15 de marzo se vacunó una persona de 62 años y falleció el día después. Lo mismo sucedió en 30 casos solamente entre marzo y abril del 2021.

¿El método científico qué sugeriría? Descartar la hipótesis de que las vacunas hayan originado los fallecimientos. ¿Se descartó esa hipótesis? Por supuesto que no. ¿Es transparente? Por supuesto que no. ¿Es ético? Tampoco.

En la página web de Libertad Sanitaria se tomaron el trabajo de analizar los datos otorgados por el MSP. Para aquellos que deseen profundizar en ellos pueden visitar su web haciendo clic aquí.

Pero estos datos refieren únicamente a poco más de un mes. Esperemos los datos de todo el año. Si tomamos en cuenta datos oficiales del MSP en el 2021 hubo un 28 % más de fallecidos en Uruguay respecto al año anterior. Es decir, murieron 9 mil uruguayos más. 7 mil de ellos son adjudicados al virus (lo cual ya vimos que es erróneo porque no todos fallecieron por el covid, sino con covid o con test PCR positivo). Pero hay 2 mil fallecimientos por encima de la media que no tienen explicación. ¿En qué método científico se puede descartar la vacunación como causa cuando hubo personas que murieron el mismo día que se vacunaron?

¿Acaso la causa no puede ser la reacción hiperinmune a la que hacíamos referencia anteriormente? ¿Qué Ciencia aplicó Salinas para afirmar que en Uruguay no hubo fallecidos por las vacunas?

Punto número 8: los conflictos de interés

Este punto es extremadamente importante.

El MSP recibe recomendaciones de la OMS acerca de las políticas sanitarias a seguir. Este organismo internacional presenta de por sí un conflicto grave de interés debido a su financiamiento.

Como vemos hay países (Alemania, Estados Unidos) que realizan abundantes aportes económicos a la OMS. Pero no son los únicos. Bill Gates aparte de financiar a la OMS financió la investigación de 7 vacunas. Este dato es revelador. ¿La OMS no presenta un conflicto de interés recomendando vacunas de los laboratorios que le otorgan fondos?

Pero además de eso los laboratorios han financiado las diferentes investigaciones que avalan la campaña de vacunación en todo el mundo. Otro conflicto de interés.

¿Y aquí en Uruguay?

También. El médico infectólogo Julio Medina ha asesorado al gobierno en materia de vacunación y es quien ha recomendado y promovido la vacuna Pfizer. El dato curioso es que el especialista recibe fondos privados del laboratorio, según un pedido de informes realizado por el programa No Toquen Nada (Pueden escuchar el programa haciendo clic aquí).

¿Es transparente y ético que un médico que recibe fondos de un laboratorio que fabrica vacunas (por pocos o muchos que sean) asesore al gobierno en su toma de decisiones? ¿Este es el aval científico y unánime al que se refiere Salinas?

Esto es gravísimo. Y más grave aún es que nadie lo investigó, ni siquiera la oposición. ¿No genera cierta suspicacia, por lo menos?

Es decir, del método científico de Salinas se desprende que decide llevar a cabo una campaña de vacunación recomendada por la OMS, la cual recibe fondos de los laboratorios, los cuales financian las investigaciones científicas acerca de la eficacia y seguridad de las vacunas, y además otorgan fondos a asesores gubernamentales. Esto no es Ciencia, es interés económico. Esto no es transparencia, es acomodar la información para blindar un discurso. Esto no es ético, es tomar decisiones médicas en base a datos erróneos y falaces sin investigar sus consecuencias en la población, incumpliendo la ley y la Constitución.

Bajo estas condiciones las críticas caen sobre el juez Recarey. Seguramente al lector atento esto le debe llamar la atención y abrir los ojos a nueva información. La Caza de Brujas a Recarey está encubriendo, sin dudas, el poco apego a la ética y al método científico del ministro Salinas, del gobierno, de la oposición, de la prensa en general y de muchos científicos uruguayos.

Libertad de prensa y efectividad de la vacuna Pfizer: qué coincidencias tenemos?
Libertad de prensa y efectividad de la vacuna Pfizer: qué coincidencias tenemos?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Verónica dice:

    Excelente informe, gracias por el trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.