Radiestesia Uruguay: varillas de bronce moviéndose en Montevideo!

Radiestesia Uruguay: varillas de bronce moviéndose en Montevideo!

Radiestesia Uruguay: varillas de bronce moviéndose en Montevideo!

 

Radiestesia Uruguay: ¿sabes de qué se trata? Si no conoces los conceptos básicos de la radiestesia llegaste al lugar indicado. Con esta entrevista pretendemos contarte acerca de los principios básicos de una actividad que tiene miles de años. ¿Para qué sirve y qué hace?

 

 

 

Hace un tiempo entrevistamos a Rafael Suárez, un productor de Orgonitas que tenemos en el barrio. Pero también descubrimos que este vecino aplica conocimientos de radiestesia, utilizando las varillas de bronce para detectar geopatías en las casas y neutralizarlas. Es por ello que volvimos a entrevistarlo para que nos cuente más sobre Radiestesia Uruguay. 

 

Qué es la radiestesia y desde cuándo se usa?

 

Antiguamente se conocía como Rabdomancia, del griego rhabdos (vara) y manteia (adivinación), lo que se podría interpretar como «adivinación por medio de una vara». Desde siempre la radiestesia se utilizó para hallar corrientes de aguas subterráneas, era común en Egipto y Roma por ejemplo, pero incluso hay indicios de ser una práctica utilizada con el surgimiento de las primeras aldeas neolíticas.

Su función original fue hallar agua pero luego se amplió. Ahora la utilizamos para hallar radiaciones naturales o artificiales. La palabra radiestesia está compuesta por el término latín radius, que significa radiación, y por el vocablo griego aisthesis que se entiende como percepción. Es decir que la radiestesia es la práctica de detectar fuentes de radiación.

 

Recién mencionaste que hay dos tipos de radiaciones: la natural y la artificial. ¿Qué significa?

 

La radiación natural siempre existió, acompañó al ser humano durante toda su evolución. Cuando hablamos de radiación nos estamos refiriendo a campos electromagnéticos. Las tormentas solares emiten muchísima radiación, así como los rayos ultravioletas. La mayoría de la radiación que llega del universo es frenada por nuestra atmósfera, por más que en algunos casos logre pasar el filtro. La radiación natural es la producida por el propio planeta o el cosmos. En nuestro caso la fricción del agua subterránea con la tierra provoca radiación que se descarga hacia arriba. También hay radiación natural del planeta llamadas líneas Curry y Hartmann, nombradas así por quienes las descubrieron. Esa radiación puede alterar el campo electromagnético del ser humano, siempre y cuando estemos expuestos a ellas por bastante tiempo. En 1929, cuando recién se expandía la electricidad a todos los continentes, en un pueblo de Europa de unas 20 mil almas, los médicos realizaron una prueba con un radiestesista. El radiestesista marcó en un mapa los lugares donde había radiación natural, conocidos también como geopatías. Los médicos, por su parte, llevaban una estadística de las personas que habían fallecidos de cáncer. Cuando compararon los datos no lo podían creer. Coincidían en más de un 70 %. Es decir, más de un 70 % de los fallecidos por cáncer vivían en casas con geopatías. Por más que sea radiación de tipo natural, puede ser letal con los años.

Respecto a la radiación artificial es más clara de detectar. Todos los electrodomésticos emiten radiación. Obviamente los más peligrosos tienen que ver con los dispositivos inalámbricos como los celulares y por supuesto el wifi, pero no son los únicos, hasta el reloj despertador que tenemos en la mesa de luz puede ser peligroso con los años. Según la Organización Mundial de la Salud la radiación que emiten los electrodomésticos, y fundamentalmente la de los teléfonos celulares, está ubicada en la categoría 2 B, o sea, «posiblemente cancerígenos». Si bien no hay pruebas concluyentes, hay evidencias y estudios bastantes claros para preocuparnos. En Alemania por ejemplo estaban retirando el wifi de los institutos de enseñanza, pero a partir de los últimos años la población está presionando para retirarlos hasta de los restaurantes. En España hay estudios que llevan a creer que una alta exposición de niños a radiaciones vinculadas a centrales eléctricas o cables de alta tensión puede tener como consecuencia la leucemia infantil. De hecho, según algunos testimonios de radiestesistas españoles, el 50 % de los niños que sufrieron leucemia infantil y que vuelven a dormir en la misma habitación, recae en la enfermedad con el correr de los años. 

Si bien nuestro organismo tiene la capacidad, en general, de reparar los daños provocados por radiaciones naturales y artificiales, es claro que con el correr de los años los efectos pueden ir en aumento. Se calcula que si uno duerme sobre una geopatía, a partir de los 8 años puede empezar a padecer enfermedades crónicas, como artritis por ejemplo. Pero antes puede presentar síntomas como insomnio, náuseas, tensión arterial, problemas circulatorios, dolores de columna, debilitamiento inmunológico, cansancio, malestar general, malhumor, entre otros.  Hoy me llamaron para que fuera a detectar geopatías en una casa en el Cerro. Una de las personas que viven allí me dijo «no duermo nada». Cuando testeo la zona de la cama tenía una geopatía desde la cabecera hasta los pies. Toda la habitación tenía radiación natural y por supuesto la artificial con la televisión y los enchufes. Seguramente esa persona no responsabilizaba a su mal dormir a una geopatía, que desconocía que existía esa palabra. Pero lo cierto es que tomaba un montón de medicamentos para dormir y no podía. Veremos qué pasa en unas semanas ahora que neutralizamos esa radiación.

 

Me dejás helado. No se salva nadie así. 

 

Es un tema que no le prestamos la suficiente atención y resulta extremadamente preocupante. Cuando uno habla por teléfono celular o inalámbrico y puede ver una imagen de nuestros glóbulos rojos, vemos que éstos rompen su formación normal y se aglomeran. Cuanto más tiempo hablamos, más se aglomeran. ¿Tendrá esto algo que ver con el aumento de las muertes por infartos cerebrales? Los infartos cerebrales son provocados por coágulos sanguíneos, es decir, aglomeraciones de glóbulos rojos. Según las estadísticas los infartos cerebrales van a superar en cualquier momento a los infartos vinculados al corazón. ¿Por qué? Algunos se atreven a sostener que es por el uso de los celulares, pero no hay evidencia contundente sobre el tema. Lo bueno es que hay investigaciones independientes que están en curso. 

Ya lo sabremos con el tiempo.

 

Recién me decías que esas geopatías se pueden neutralizar. ¿Cómo se hace?

 

Si no se puede mover la cama del lugar o cambiar de habitación, en lo personal las neutralizo con las Orgonitas. Primero detectamos con las varillas de radiestesia las zonas de radiación, ya sea natural o artificial, y luego colocamos Orgonitas para armonizarlas.

 

Y funcionan?

 

Sí, al menos las que nosotros hacemos sí. No todas las Orgonitas están bien hechas o cumplen con los requisitos básicos. Pero cuando se detecta una zona de radiación las varillas de radiestesia se cruzan y cuando no hay alteración se mantienen paralelas. Si yo le coloco una Orgonita a un celular las varillas se mantienen paralelas, saco la Orgonita y se cruzan en un radio de medio metro. Así que sí, te puedo decir que funcionan. 

 

Cuando hablamos de radiestesia Uruguay, cualquiera puede usar las varillas?

 

Todos tendríamos que tener la capacidad de utilizar las varillas, pero no todos estamos en condiciones. Por ejemplo los que consumen medicamentos pueden ver alterada esa capacidad. O personas que tienen problemas de tipo psiquiátrico. En realidad las varillas son un instrumento de nuestro cuerpo, el que detecta es nuestro cuerpo a través de las varillas.

 

No entendí esa parte. Cómo que nuestro cuerpo es el que detecta?

 

Nuestro cuerpo, como cualquier ser vivo, tiene un campo electromagnético. Así como el planeta tiene una atmósfera que la protege, nosotros tenemos un campo energético que cumple la misma función. Cualquiera se puede dar cuenta cuando enciende una radio FM y funciona de antena. Ese campo electromagnético que tenemos es el que puede detectar alteraciones cercanas. Cuando nuestro cuerpo detecta una alteración los músculos se contraen rápidamente de una forma sutil, ese movimiento muscular imperceptible es lo que hace cruzar las varillas cuando se detecta radiación.

 

Realmente increíble! Entonces cualquiera podría utilizar las varillas y ser parte de Radiestesia Uruguay?

 

Sí, en teoría sí, cualquiera tiene ese potencial. De todos modos utilizar las varillas no es tan sencillo y requiere un entrenamiento y una disposición que no todos desarrollan. Pero vale la pena intentarlo, obvio. En cuanto a la radiestesia en Montevideo o radiestesistas en Uruguay no tengo mucho conocimiento sobre quienes la practican. Pero en un mundo con tanta información seguramente sean fáciles de localizar para consultarlos.

 

Si alguien desea testear su casa, qué tiene que hacer?

 

Lo ideal es que busque un radiestesista que lo ayude a detectar geopatías y por supuesto una vez halladas neutralizarlas, en nuestro caso con Orgonitas, aunque hay distintos métodos. 

 

Qué tienen que hacer para poder comunicarte contigo ya sea para radiestesia Uruguay o para adquirir orgonitas?

 

Me pueden enviar un mensaje por whatsapp al 094 091211, eso sí, ¡sin abusar! Hay algunos estudios que comparan los daños biológicos de la radiación de los teléfonos celulares con los daños biológicos que producen los cigarrillos. Llegaron a la conclusión que 4 minutos de uso del celular equivalen a 1 cigarrillo. 

 

Otra vez me dejás helado! Durmiendo con el enemigo estamos!

 

No solo durmiendo, estamos viviendo las 24 horas con él. Hay personas que duermen con el celular encendido en la almohada o en la mesa de luz, o duermen de noche con el módem prendido. Para colmo el gobierno viene desarrollando una política de wifi en plazas públicas o empresas de transporte colectivo que hacen lo mismo. Estamos en un gran microondas. Todos estamos expuestos lamentablemente y no hay mucha consciencia sobre los riesgos de nuestra salud. Es importante difundir esta problemática que cada vez va a resultar peor. He visto bebés jugando con celulares o tablets o viendo televisión a menos de un metro de distancia. ¿A una madre se le ocurriría darle a su hijo una o dos cajas de cigarrillos por día? Porque ese mismo daño le hacemos al niño cuando lo dejamos entretenerse con el celular en el correr de una tarde. Es importante tener claro los riesgos.

 

 Esperamos que esta entrevista te ayude a conocer los riesgos de las radiaciones naturales o artificiales y que es conveniente comunicarse con alguien que practique la radiestesia Uruguay para mitigar sus efectos. Vale la pena cuidarse!!!

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *