Tráfico ilegal de órganos: no es en nuestra Experimental

El rumor de tráfico de órganos no tiene nada que ver con nuestra Escuela Experimental

El rumor de tráfico de órganos no tiene nada que ver con nuestra Escuela Experimental

En estos días se corrió el rumor que un hombre intentó llevarse a un niño de la Escuela Experimental con el propósito de introducirlo al tráfico ilegal de órganos. Más allá de que no se realizara ninguna denuncia sobre esto, la Escuela Experimental a la que se hace referencia queda en Las Piedras y no en Malvín.

Lunes 26 de mayo: «tío!, tío! No sabés!? Hoy me puse a llorar en la escuela. Me dijeron mis compañeras que un hombre con capucha se quiso llevar a un alumno para descuartizarlo y vender sus partes».

Lo que estoy narrando es una transcripción literal de las palabras de mi sobrina, la cual concurre a la Escuela Experimental. De hecho hemos recibido algunos mails solicitándonos información sobre ese posible suceso en nuestra Escuela Experimental.

Por favor tenemos que descartar ya ese rumor o comentario. En primer lugar porque la escuela de referencia no es nuestra Experimental, es la número 205 de Las Piedras, que también se llama Experimental, más precisamente Sabas Olaizola.

En segundo lugar porque el Ministerio del Interior confirmó que no se realizó ninguna denuncia en ningún local policial sobre este tema. Lo que ha trascendido son comentarios en las distintas redes sociales.

Mensaje difundido a través de las redes sociales (imagen: El País)

Mensaje difundido a través de las redes sociales (imagen: El País)

Más allá de las precauciones lógicas que todos debemos tener cuando nuestros hijos están relativamente expuestos a extraños, también tenemos que tener cierto sigilo a la hora de transmitir información de este tipo.

¿Qué persona le dijo a mi sobrina que lo narrado en el mensaje de Facebook había sido en la Escuela Experimental de Malvín?

No estoy hablando de intencionalidad, mejor dicho, de mala intencionalidad. Pero es importante por nuestros niños manejar de la mejor forma posible la información que les transmitimos.

Verdades del tráfico ilegal de órganos

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) aproximadamente por año se llevan a cabo más de cien mil trasplantes en todo el mundo. Pero se estima que el 10 % de ellos se realiza a partir del tráfico ilegal de órganos.

La tendencia ha sido que personas necesitadas de órganos con un nivel adquisitivo alto se trasladan a países más pobres para comprar de forma ilegal lo que necesitan para sobrevivir, ya sea ellos o algún familiar cercano.

Recientemente el Papa Francisco exhortó a los fieles a donar sus órganos como un acto de amor con el objetivo de colaborar para que el tráfico ilegal disminuya.

Tráfico ilegal de órganos: existen pocos datos oficiales

Tráfico ilegal de órganos: existen pocos datos oficiales

En Uruguay la donación (lícita) de órganos no es la esperada. Estamos hablando que por año no se llega a los 100 donantes de tejidos que permitan salvar la vida de una persona.

La existencia de pocos donantes y la desesperación de los que esperan el trasplante, aseguran que aumentan las posibilidades del tráfico ilegal de órganos.

Si bien en nuestro país no hay datos oficiales sólidos, de acuerdo a un informe de Amnistía Internacional en Colombia, en el año 2007, se asesinaron cerca de 3000 niños con el propósito de obtener órganos para su tráfico. Obviamente que esa cifras es impensada para nuestro país y los números son extremadamente marginales.

Ni siquiera en Uruguay se puede hablar de un mercado negro de órganos. Sí pueden existir casos puntuales de tráfico ilícito. Por ejemplo en el 2005 la Policía manejaba la posibilidad de que algunos casos de las 700 personas desaparecidas en todo el país pudieran tener que ver con el tráfico ilegal de órganos.

También se señalaba que juega mucho en el imaginario colectivo que la desaparición de niños o jóvenes está vinculada al tráfico ilícito. Pero si bien es una hipótesis que no podría descartarse, su recurrencia es muy escasa y hay que hablar de casos puntuales, no generales.

Si ocurrió algo en la Escuela Experimental de Las Piedras sin dudas que debe generarnos indignación y preocupación. Así como mi sobrina se puso a llorar en la escuela por el terror que le provocó solamente la idea, como padres o como tíos o como abuelos, sin dudas que un llanto interno nos tiene que movilizar. Por más que Las Piedras parezca un lugar con cierta lejanía, si realmente ocurrió este hecho no debemos dejar de pasarlo por alto. Como comunidad habrá que tomar medidas SANAS para estar prevenidos ante cualquier circunstancia que pueda dañar a los hijos de nuestro barrio, de nuestra ciudad o de nuestro país.

En ese sentido esta situación de alarma presenta una gran oportunidad para abordar el tema ya sea dentro de nuestra Experimental como en nuestro barrio.

¿No sería importante que las maestras de la escuela brindaran a los alumnos información sobre la donación de órganos en Uruguay, sus alcances, la normativa vigente?

O también se podría generar un debate escolar y familiar acerca de la donación de órganos en Uruguay.

Una vez que tengamos claro lo que es la donación de órganos podríamos luego empezar a reflexionar sobre los riesgos, sobre el tráfico ilegal, sobre lo que pasa en otras partes del mundo, y obviamente sobre las precauciones que debemos tener todos.

Y finalmente otro eje de debate se abre con el uso de la información en las redes sociales. ¿No sería buen momento para que la escuela aborde esta temática en clase y que nosotros los familiares hagamos lo mismo en casa?

 

 

Compartí la información
44

Seguramente te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Simple Share Buttons