Por una cuestión de forma Tribunal de Apelaciones revocó fallo de Recarey

Por una cuestión de forma Tribunal de Apelaciones revocó fallo de Recarey
Por una cuestión de forma Tribunal de Apelaciones revocó fallo de Recarey

El Tribunal de Apelaciones revocó el fallo de Recarey cerca de las 15 horas de este martes 26 de julio. La revocación se debió a temas de formas, dejando de lado los aspectos de fondo. Habrá que esperar si el gobierno brindará toda la información sobre efectos adversos y analizará las vacunas como indica la ley, aspectos que todavía no se han dirimido

En la jornada de hoy el Tribunal de Apelaciones revocó el fallo de Recarey y el MSP comunicó que a partir del día jueves se reanudará la campaña de vacunación a menores de 13 años. La revocación se debió a aspectos formales y no de fondo. Resta saber qué sucederá respecto al si el gobierno debe brindar la información o no a la población sobre los efectos adversos de las vacunas y si debe analizar el contenido de los viales como indica la ley.

El juez Alejandro Recarey había ordenado el pasado 7 de julio “la suspensión inmediata de las vacunaciones contra el SarsCov-2 (Covid-19), a niños (menores de 13 años de edad) bajo apercibimiento de desacato”.

El lunes 11 de julio el gobierno apeló el fallo del juez Recarey y las juezas Marta Gómez, Martha Álves de Simas y Mónica Bortoli decidieron hoy martes 26 de julio revocar la decisión inicial de Recarey.

El Tribunal de Apelaciones tenía tres caminos posibles para fallar.

  • Anular la sentencia. En ese caso el fallo volvería a un tribunal de primera instancia.
  • Revocar la sentencia por razones de forma.
  • Confirmar la sentencia total o parcialmente.

El camino elegido por el Tribunal de Apelaciones en este caso es el segundo, revocó la sentencia por razones de forma, aunque, tal vez, en los informativos que comenzarán en minutos no se coloque el acento en este dato.

En la sentencia en segunda instancia los argumentos del Tribunal de Apelaciones de 6º turno estuvieron centrados en aspectos formales, cuestionando por ejemplo la legitimidad del abogado Maximiliano Dentone de presentar un recurso de amparo cuando no cuenta con un familiar menor de edad que haya sufrido algún efecto adverso por la vacuna.

Sin embargo los aspectos de fondo, es decir, los que tienen que ver con el verdadero contenido del fallo del juez Recarey, no fueron cuestionados por el tribunal.

  • El Tribunal no dice que el MSP está cumpliendo con la ley
  • El Tribunal no dice que las vacunas son seguras
  • El Tribunal no dice que las vacunas no deben analizarse
  • El Tribunal no dice que el contrato de confidencialidad es legal

En esos puntos de fondo no se meten ni opinan.

En ese sentido el juez Recarey habría manifestado lo siguiente en el día de hoy:

«Los asuntos meramente jurídicos son opinables. Sobre todo los simplemente formales. Pero la verdad material de los hechos es irrevocable. Es más, en la sentencia de alzada quedó prácticamente intocada En resumidas cuentas lo que, con mayores facultades que las de un ciudadano común, preguntó un juez; lo que logró saber (lo que le fue respondido y lo que no); está plasmado en el papel de un expediente. Y eso es ilevantable. Buscar luz para llegar a la verdad de las cosas, ya es una forma de hacer justicia (y tampoco hay que olvidar que, al contrario de lo que por estos días se ha repetido, no hay verdadera libertad sin verdad)...

Resta saber si el gobierno debe dar un paso hacia adelante en la información a la población sobre los posibles efectos adversos de las vacunas y cumplir el mandato legal de analizar los viales de las vacunas que el MSP le proporciona a nuestros niños.

Hoy es un día además con noticias vinculadas al tema desde el otro lado del charco:

Mientras las autoridades del MSP en nuestro país aseguran que las vacunas son seguras, el gobierno de Argentina comienza a indemnizar a las personas que han sufrido efectos adversos a causa de las inoculaciones.

Mientras las autoridades del MSP en nuestro país aseguran que las vacunas son seguras, aparecen nuevos efectos adversos generados por las inoculaciones. En su columna de opinión, por ejemplo, el Profesor Rafael Suárez, menciona un estudio que constató hace una semana que el 42 % de las mujeres vacunadas sufren alteraciones en su ciclo menstrual.

Cuando el juez Recarey dio lugar al pedido de amparo, el secretario de presidencia Álvaro Delgado manifestó públicamente que el gobierno iba a brindar toda la información disponible a la Justicia. Sin embargo eso no lo hizo y está a tiempo de hacerlo con la ciudadanía.

El gobierno apeló el fallo por cuestiones formales, pero en los contenidos de fondo continúa en deuda con la población uruguaya. Habrá que esperar qué pasos da en honor a la verdad de la información.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.