Visitamos el Cerro Catedral: ¿qué se siente ser los uruguayos más altos del país?

Visitamos el Cerro Catedral: ¿qué se siente ser los uruguayos más altos del país?
Visitamos el Cerro Catedral: ¿qué se siente ser los uruguayos más altos del país?

Nos fuimos de visita al Cerro Catedral en Maldonado en el último fin de semana de mayo y fuimos los uruguayos más altos en todo el país. Te contamos la experiencia!

Nuestro país cuenta con lugares hermosos y muchos de ellos no son conocidos por todos nosotros. Por eso queremos contarles de nuestra visita al Cerro Catedral en Maldonado, el punto más alto de todo el Uruguay.

El departamento fernandino puede jactarse de tener en su territorio los tres lugares más altos de Uruguay. El primero es el Cerro Catedral con casi 514 metros y luego le siguen los cerros de las Ánimas y Pan de Azúcar. Realmente los tres tienen sus encantos. Ya les habíamos contado de nuestras visitas a los más conocidos y nos quedaba pendiente poder conocer el punto más alto de todo el país.

Así que aprovechando que no se puede participar de aglomeraciones en esta situación sanitaria nos fuimos a recorrer el Norte del departamento de Maldonado y a sentirnos los uruguayos más altos por un rato.

Cerro Catedral: hacia la cumbre

El Cerro Catedral forma parte de la denominada Sierra de Carapé, uno de los ramales de la Cuchilla Grande, la cual procede de Lavalleja, cruza el departamento de Oeste a Este para penetrar en el de Rocha.

La Sierra de Carapé forma límite, por el Norte, entre los departamentos de Lavalleja y Maldonado y en ella, como dijimos, está el Cerro Catedral, de 513 metros y 70 centímetros, ubicado en el paraje de Las Cañas. En las proximidades de este cerro nacen, el Arroyo José Ignacio que corre de Norte a Sur y el Arroyo Coronilla que desagua en la localidad de Aiguá.

El cerro está ubicado cerca de un camino de tierra denominado Camino al Cerro Catedral, próximo a las rutas 109 y 39, desde el cual es fácilmente accesible a pie, como explicaremos más adelante.

El nombre del Cerro Catedral se origina por las curiosas formas de las elevaciones rocosas en su cumbre, que pueden llegar a ser muy características en algunas zonas. También es llamado Cerro Cordillera.

En el año 1973, momento de Golpe de Estado en nuestro país, el Servicio Geográfico Militar de Uruguay determinó la altura de 514 m sobre el nivel del mar del cerro, ubicándolo por encima del cerro de las Ánimas, el cual era considerado hasta ese año como el más alto de Uruguay.

Formación rocosa en la cima del Cerro Catedral
Formación rocosa en la cima del Cerro Catedral

Vale señalar que desde el año 2014 el paisaje circundante del cerro ha sufrido modificaciones considerables debido a la instalación del parque eólico de la Sierra de Carapé, que comenzó a funcionar a fines de 2015. De hecho, algunos aerogeneradores superan en altura relativa a la cima del cerro.

Cuando comenzamos a aproximarnos al cerro la presencia de los molinos es imponente, serpenteando el camino y pasando muy cerca de ellos.

Realmente para el que nunca vio de cerca un aerogenerador la cercanía puede resultar impactante.

Los molinos que rodean el Cerro Catedral
Los molinos que rodean el Cerro Catedral

Nuestra visita al Cerro Catedral

Fuimos a visitar el cerro el último sábado de mayo. Teníamos muchas dudas. Por ejemplo si resultaba fácil el acceso, si subirlo era tan exigente como el Cerro Pan de Azúcar o si había que caminar 7 kilómetros como en el Cerro de las Ánimas. Además el frío se sintió ese día y la noche se hacía presente antes de las 18 horas.

Incluso en internet no hay mucha información sobre cómo subir el Cerro Catedral. De hecho en las búsquedas que hacíamos aparecía el cerro del mismo nombre ubicado en Bariloche, Argentina.

La idea era llegar en la tarde. Tenemos que tener presente que el cerro se ubica a casi 180 kilómetros de Montevideo. El recorrido más corto es tomar la Ruta 9 en Pan de Azúcar y luego la 39, que es la que unifica San Carlos con Aiguá. Pero uno de nosotros vive en Minas y por lo tanto tomamos el camino más largo: ruta 8, luego la 13 y luego la 39.

Es bueno decir que tanto la ruta 13 como la 39 tienen paisajes espectaculares y si nunca las recorriste antes son para disfrutar realmente.

Camino Cerro Catedral
Camino Cerro Catedral

Al cabo de un rato llegamos al Camino Cerro Catedral. A partir de allí salimos del asfalto de la ruta y pasamos a un camino de pedregullo, que está bastante bien, salvo en algunos metros de algunos tramos.

En ese camino nos empezamos a acercar al cerro y fuimos distinguiendo los molinos a lo lejos. Son uno 10 o 12 kilómetros hasta llegar al cerro, pero, al igual que nos pasó durante la ruta, el paisaje es muy disfrutable.

El tamaño de los molinos sorprenden y las distintas ondulaciones de la sierra calan en los ojos que desconocen el lugar. Muy disfrutable el camino.

Luego de más de dos horas y media de viaje llegamos al cerro.

Llegamos al Cerro Catedral
Llegamos al Cerro Catedral

Aquellos que esperan algo similar al Cerro Pan de Azúcar por ejemplo, que se olviden. Las características de este cerro son muy diferentes a pesar de su gran altura.

Cuando uno llega a la base del Cerro Pan de Azúcar ve desde abajo toda su presencia. Eso no sucede en este caso, ya que el camino se va elevando y el auto no se estaciona en la base, sino muy cerca de la cumbre.

Para llegar a la cima del Cerro de las Ánimas hay que recorrer unos 7 kilómetros en una duración de una hora y media o dos. Para llegar a la cumbre del Cerro Catedral son pocos más de 300 metros y se llega en menos de 10 minutos.

Para el que va de visita con la expectativa de realizar un gran esfuerzo, puede representar una pequeña desilusión. Aunque no hay que apurarse!

Lo cierto que el acceso al cerro es extremadamente sencillo. Es importante recalcar que no hay mucha señalización, es precaria. El cerro está ubicado en una propiedad privada y por lo tanto hay que cruzar un alambrado. Aclaremos que el dueño no prohíbe el ingreso así que se puede subir con total tranquilidad.

El acceso a la cumbre del Cerro no presenta mucha dificultad
El acceso a la cumbre del Cerro Catedral no presenta mucha dificultad

Como dijimos llegar a la cumbre es sencillo. Ideal para ir en familia. El esfuerzo es mínimo. Para aquellos que conocen la rambla de Montevideo sería como subir Coimbra. Eso sí, cuidarse del frío y del viento. En la cima el viento es intenso y el frío también. Por momentos no podíamos sacar fotos por la temperatura que teníamos en las manos.

Se siente el frío.

También es bueno decir que no hay guías ni lugares de referencias ni se cobra entrada. Tampoco hay baños y ni un almacén cerca. Vale aclarar para tomar precauciones a la hora de llegar.

En el apuro alguno de nosotros improvisó el baño entre las rocas. Nos dimos cuenta que no habíamos sido los primeros.

En la cima los árboles no existen. Se puede ver alguna carqueja, marcela y un arbusto de nombre murta, que desconocíamos.

Por eso el viento se siente implacable.

El punto más alto del país en el Cerro Catedral
El punto más alto del país en el Cerro Catedral

Ese es el mojón de referencia para indicar el punto más alto de Uruguay, al menos el natural. Recordemos que los molinos podrían superar esa altura. Lo cierto que al pararnos allí nos transformamos en los compatriotas más altos en todo el país.

Más allá de las bromas fue lindo reconocer el punto de mayor altura de Uruguay. La sensación que te invade no es extremadamente especial, pero no deja de ser disfrutable.

Con un clima agradable sería un placer quedarse. Ni hablar con una temperatura de verano permaneciendo allí y disfrutando del cielo estrellado. Esa imagen nos hizo prometer nuestro regreso a fines de noviembre o en los primeros días de diciembre y quedarnos un rato en la noche, siempre y cuando esté despejado.

Pero avanzamos un poco más.

Al traspasar el mojón más alto del Uruguay se puede ver en primer lugar un paisaje espectacular hacia el otro lado, es decir, hacia el Norte. Y bajando unos metros en esa dirección apreciamos una precaria construcción de piedra.

Allí sin dudas es evidente las manos del hombre en esa formación rocosa incipiente. Alguien pensó en algún momento construir un refugio de rocas o algo similar.

Para aquellas personas que entienden de Radiestesia se podría decir que ese lugar presenta una alta vibración. Quizá por eso se ideó o se planeó esa construcción. Recordemos que en las antiguas iglesias, el altar se ubicaba a propósito en lo que en Radiestesia se denomina vórtice de energía.

En el Cerro Catedral las personas que entienden de eso consideran que ese punto es el de mayor vibración.

Dejando de lado temas que no todo el mundo conoce o le interesa, vimos que existía la posibilidad de descender hacia la base Norte del cerro. Ahora sí la situación inicial de facilidad cambiaba.

Se puede descender del Cerro hacia el lado norte
Se puede descender del Cerro Catedral hacia el lado norte

Ya habían pasado las 16:30 de la tarde, el frío se sentía más y el sol comenzaba a transitar hacia la profundidad del atardecer.

Dijimos de intentar descender el cerro. Al menos unos cuantos metros.

Y lo hicimos.

Al ser un recorrido bastante vertical bajamos a toda velocidad. Muy rápidamente llegamos varios metros más abajo. El viento no soplaba tanto de este lado pero las manos nuestras estaban heladas. Así que giramos y comenzamos el ascenso.

El ascenso fue vertical. A los cinco minutos el aire empezaba a faltar y los cuádriceps a doler. Habremos demorado menos de veinte minutos en subir. En tiempo relativo no fue mucho, si lo comparamos con lo que implica el ascenso al Pan de Azúcar, por ejemplo.

Tal vez se demora lo mismo que al subir el Cerro Arequita o el Verdún en Lavalleja. Al ser vertical cuesta un poco, aunque se puede serpentear y hacer más sencilla la subida.

A pesar del esfuerzo de subir esos metros, no emanó de ninguno una sola gota de sudor. El frío se hacía sentir cada vez más.

Llegamos a la cima y aprovechamos para sacar más fotos.

El sol comenzaba a bajar en Cerro Catedral
El sol comenzaba a bajar en Cerro Catedral

El sol comenzaba a bajar y la explanada donde estaban los autos (ver en la foto a la izquierda) se volvía cada vez más tentadora para refugiarse del frío.

El mate que esperaba en el vehículo cada vez se volvía más rico ante el deseo de ingerir algo calentito.

Desde la cima hasta el alambrado demoramos seis minutos en llegar. El frío soplaba con mayor fuerza del lado Sur del cerro y se sentía en la cara durante el descenso.

Fuimos los últimos visitantes que tuvo el Cerro Catedral, al menos hasta ese momento.

Nos calentamos un poco y mientras continuaba el atardecer partimos del lugar disfrutando del paisaje, con un cielo de tenue color rojo que brillaba en el horizonte.

Realmente una experiencia que valió la pena!

Esperemos que si estás dudando de ir, vayas. Pasar unas horas en el Cerro Catedral es una actividad muy linda para disfrutar un punto lleno de ondulaciones y cielo abierto.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *